Alboraia asegura que el Ayuntamiento no puede costear las obras del metro

FGV concluye 2015 con unos ingresos operativos de 62 millones de eurosMetrovalencia ofrece servicios especiales a Feria Valencia para acudir a Basket Pasión

El Ayuntamiento de Alboraia critica y ve “injsuto” que sea la administración local quien tenga que costear las obras de soterramaiento de la línea 3 del metro a su paso por el municipio “Se ha demostrado que el soterramiento beneficia a toda la infraestructura y que, por otra parte, Alboraya es evidente que nunca ha podido hacerse cargo de un coste tan elevado”, apunta el alcalde de la localidad, Miguel Chavarría.

En este sentido, Chavarría, asegura que el presupuesto total del municipio no va más allá de los 17 o 18 millones de euros anuales y por lo tanto “es prácticamente imposible para nuestros ciudadanos pagar esos 30 millones de euros que reclama la Generalitat”.

Desde la oposición, tanto el PSOE como Compromís advirtieron en su día que dicho coste no podía ser asumido por los ciudadanos de Alboraya. “Ahora desde el gobierno, estoy seguro de que encontraremos soluciones viables tanto para la Generalitat como para el Ayuntamiento en torno a las obras del metro”, comenta el primer edil. Además, “tenemos la oportunidad de retomar un transporte metropolitano que dé verdadero servicio y racionalice la comunicación con Valencia de todos nuestros pueblos, ya que la relación de interdependencia es evidente y se ha de abordar en toda su dimensión” afirma Chavarría.

Por otra parte, la concejala de Urbanismo, Ana Bru, asevera que” fue una auténtica falacia pensar que el  Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) podría obtener réditos suficientes para pagar estas obras”. Aún así,  esgrime, que”los convenios urbanísticos con los propietarios afectados por el soterramiento del metro se tendrán en cuenta en cualquier PGOU que se apruebe”. No obstante ha recalcacado que, en ningún caso, un Plan General, “ni siquiera tan  expansivo, como el que proyectó el Partido Popular de Alboraya en su día, hubiese originado plusvalías suficientes como para asumir semejante coste”. Al respecto, argumenta que las zonas por las que discurre el metro soterrado están, en su inmensa mayoría, consolidadas urbanísticamente desde hace años.