¡Carnaval, te quiero!

Llega el 1 de marzo, y con él, una de las fiestas más pintorescas y divertidas del año, el carnaval. Los orígenes del carnaval se remontan a tiempos del Imperio Romano (e incluso anterior). Eran fechas en las que las clases sociales desaparecían por unos días con el único fin de disfrutar, reír y cantar. Las famosas máscaras actuaban como elemento unificador y no diferenciador. Eran días de excesos a cualquier nivel. Prácticamente todo valía. El carnaval, y las fiestas en general, eran (y son) una válvula de escape para la opresión que supone la misma cotidianidad del día a día.

Actualmente, el carnaval dista mucho de aquellas fiestas paganas y salvajes. Pero aún siguen manteniendo la esencia: la diversión y la no-identidad. Hoy en día, el carnaval se asocia con los disfraces y vestidos más exóticos y llamativos. La gente sigue viviendo los carnavales con una emoción inusual. Y es que se trata de un periodo en el que el ambiente roza lo fantástico. Colores vivos, música de comparsas, y las ganas de disfrutar de la calle conforman la atmósfera perfecta del carnaval. Por otra parte, es cierto también que esta festividad no se vive del mismo modo en todo el mundo. Los carnavales de Rio de Janeiro constituyen el paradigma del imaginario colectivo. No obstante, no hace falta ir a Brasil para disfrutar de la fiesta más divertida del año.

Los carnavales en la Comunitat 

Hay tres pueblos de la Comunidad Valenciana que han forjado una tradición más arraigada del carnaval. Estos pueblos son Vinaròs, Villar del Arzobispo y Pego.

Vinaròs, en la provincia de Castellón, es conocida como “la capital del carnaval” en la Comunidad Valenciana. Los desfiles, la música, las bazucadas, las actuaciones y conciertos, las “chocolatadas” y las guerras de confeti toman las calles de Vinaròs impregnando a este pueblo del colorido ambiente que supone el carnaval. La localidad castellonense ha elaborado un interesante programa de fiestas para que todo aquel que acuda disfrute al máximo de la fiesta. El cierre del carnaval se dará con el tradicional entierro de la Sardina.

Villar del Arzobispo, situado a escasos 50 km de Valencia, es un pequeño pueblo conocido también por su fuerte afición a los carnavales. Su programa de fiestas incluye desfiles de todo tipo, batucadas, “correcfocs”, y por supuesto una concentración de disfraces, todo ello  acompañado de un ambiente de fiesta y diversión típico carnavalesco.

Por último, Pego, situado alrededor de 100km de Valencia es otra de las localidades que recibe, año tras año, una gran afluencia de gente venida de todo lo largo y ancho del territorio  valenciano. En años anteriores el “Carnestoltes” de Pego ha llegado a congregar cerca de 50.000 personas. Todo el pueblo se vuelca con esta festividad para pasar un día de jolgorio y diversión sin límites.

El 1 de marzo es el día del Carnaval en todo el mundo. El día del color, de la música y la fiesta. Por un día, podrás ser todo aquello que siempre deseaste ser. Y sino, siempre podrás disfrutar de la festividad más colorista y pintoresca del año en una noche mágica.