El Hospital Militar refuerza las urgencias con un segundo médico

Visita del subsecretario de Sanidad al Hospital MilitarVisita del subsecretario de Sanidad al Hospital Militar

Las urgencias del Hospital Militar disponen ya del segundo médico que Mislata venía exigiendo desde hace casi tres años. La Conselleria de Sanidad confirmó la decisión al alcalde, Carlos Fernández Bielsa, el viernes a última hora, después de que éste hubiera intensificado, en las últimas semanas, reuniones al más alto nivel al considerar la situación de “insotenible”.

Bielsa ha afreadecido  el gesto a la Conselleria y asegura que es “un primer paso y un síntoma de que por fin están cambiando las prioridades en la Generalitat”. No obstante, Bielsa asegura que tener dos médicos para atender las urgencias de más de 50.000 tarjetas sanitarias no es ningún regalo, sino una cuestión de justicia. Asimismo, advierte que “seguiremos exigiendo el cumplimiento de todos los compromisos firmados por la Conselleria de Sanidad para que el Hospital Militar sea de verdad un hospital al servicio de los vecinos de Mislata“.

Con esta medida, la lucha por la sanidad pública que el Ayuntamiento de Mislata y las asociaciones vecinales llevan librando desde hace años ha ganado una importante batalla, probablemente la que más alarma social había generado en la ciudad. El inicio de este conflicto se remonta al año 2013, cuando la empresa privada que gestiona el Departamento de Salud de Manises decidió trasladar el Punto de Atención Continuada (Urgencias) del centro de salud al Hospital Militar. En principio, esta decisión debería haber servido para mejorar la atención a los vecinos de Mislata, ya que se supone que un centro hospitalario debe contar con más recursos técnicos y humanos que un simple centro de salud, pero la realidad fue bien distinta.

El desmantelamiento de los servicios asistenciales del Hospital Militar, en contra de los compromisos adquiridos por la Generalitat, provocó que el servicio de Urgencias se quedara con un sólo facultativo para atender a toda la población. Y si este médico tenía que salir del centro para atender una urgencia domiciliaria, la población se quedaba completamente desatendida. Las reivindicaciones han ido sucediéndose hasta la reciente confirmación del segundo facultativo.