La CV una de las zonas más difíciles para lograr hipotecas

La Comunidad Valenciana es, en la actualidad, una de las zonas españolas en las que más aumenta la dificultad para solicitar una hipoteca, según un estudio realizado por la Agencia Negociadora de Productos Bancarios. El informe destaca a la ciudad alicantina de Elche como el lugar en el que es más complicado conseguir una hipoteca, tanto en términos de importe, como del perfil del solicitante, del valor requerido o del destino de la financiación.

La firma ha resaltado que la costa de la Comunidad Valenciana es en la que más dificultades existen a la hora de lograr una hipoteca, principalmente en Castellón y, también en Murcia. No obstante, en el interior de España es complicado en la zona que limita entre Toledo y Madrid.

La Agencia Negociadora ha asegurado que en los últimos tiempos se ha producido un despegue de la concesión de este tipo de producto financiero, pero “sólo en las capitales de provincia”, a excepción de las mencionadas anteriormente.

Así, en la Comunidad Valenciana, Castilla-La Mancha, Extremadura y Murcia aumenta la dificultad para los solicitantes, mientras que las comunidades autónomas de Madrid, Baleares, Navarra, País Vasco y Cataluña son en las que mayor acceso a las hipotecas existe en la actualidad.

El estudio pone de manifiesto que las poblaciones de menos de 1.000 habitantes son las que mayores complicaciones muestran a la hora de obtener una hipoteca, debido, principalmente, a factores como el paro, la dificultad de las entidades en recolocar los inmuebles procedentes de ejecuciones, la tasa de concentración de las adjudicaciones hipotecarias en función de la población y una mayor laxitud en los criterios de concesión de hipotecas en la época del ‘boom’ inmobiliario.

La Agencia Negociadora ha indicado que en dichas zonas se concedieron “con demasiada frecuencia” hipotecas por el 100% o más del valor de tasación de la vivienda y ahora el valor de dichos inmuebles apenas representa el 30% de la deuda.

La empresa ha asegurado que sus previsiones contemplan que, hasta al menos 2017, no se producirá una “tímida recuperación” de dichos mercados, tanto en lo que se refiere al punto de vista inmobiliario como hipotecario.