Los municipios valencianos vuelven a repudiar la violencia de género

Concentración en Rafelbunyol contra la violencia de géneroConcentración en Rafelbunyol contra la violencia de género

El Ayuntamiento de Rafelbunyol con motivo del Día Internacional contra la Violencia de Género, también mostró su repulsa a los actos violentos, en un acto que se contó con la participación de los grupos políticos, los alumnos y alumnos de los diferentes programas de formativos y la participación vecinal. A las diez de la mañana, ante la Casa del Joven, la concejala de Igualdad, Alicia Piquer, acompañada de todas las ediles de la Corporación Local, de los diferentes grupos políticos, Mireia Gimeno del PSPV-PSOE, Inma Barrachina de IDRA, Mercé Alabort del PP y Amparo Piquer de Compromiso leyeron un emotivo manifiesto con motivo del repunte de asesinados machistas ocurridos en los últimos meses.

Posteriormente, todos los asistentes pusieron las manos con pintura morada en un mural solidario que estará abierto a la participación ciudadana durante todo el día y por el cual pasaron más de un centenar de vecinos y vecinas. Además, la concejalía de Igualdad, coincidiendo con la conmemoración del 25 N, ha iniciado una campaña de sensibilización en contra de la violencia de género consistente en la pegada de carteles y la difusión de un tríptico informativo que incluye teléfonos y recursos a los que pueden acudir las mujeres.

Durante la jornada de ayer, fueron numerosos los municipios de la provincia de Valencia los que salieron a decir basta a la violencia contra las mujeres. Desde el Ayuntamiento de Llíria, con el recuerdo de las dos mujeres asesinadas por el exmarido de una de ellas, alrededor de 200 vecinos y vecinas participaron en una marcha que recorrió las principales calles de la población y finalizó en la plaza Mayor que estaba presidida por un gran lazo morado.

Frente a las puertas de Ca la Vila, un vecina leyó  un manifiesto en memoria de las víctimas, de rechazo de la sociedad edetana a este terrible lacra social, y en solidaridad con las mujeres maltratadas para manifestarles todo el apoyo de la ciudadanía de Llíria y recordarles que no están solas y que tienen diferentes recursos para denunciar su situación. El acto finalizó con un emotivo minuto de silencio acompañado por el tenue sonido de una trompeta.