El Pleno de Almussafes pide una financiación justa para la Comunitat Valenciana

noticiaEl Pleno de Almussafes pide una financiación justa para la Comunitat Valenciana

El Pleno de Almussafes pide una financiación justa para la Comunitat Valenciana así pues todos los grupos municipales apoyan el manifiesto de la Generalitat en el marco de negociación de un nuevo modelo de financiación autonómica.

El alcalde, Toni González, entre los más de 300 primeros ediles de todos los signos políticos que firmaron el manifiesto en el Palacio de la Generalitat, el pasado 23 de abril.

El Pleno del Consistorio de Almussafes mostró su apoyo al manifiesto por una financiación justa para la Comunitat Valenciana, en la sesión ordinaria celebrada ayer jueves 2 de junio. Los tres partidos políticos con representación consideran que la Comunitat Valenciana es la única autonomía con una renta por habitante inferior a la media que recibe de los poderes públicos menos de lo que aporta, lo cual supone una ruptura de los principios de equidad y solidaridad. Es por eso que, tal y como se expone al manifiesto firmado en el Palacio de la Generalitat por más de 300 alcaldes, entre ellos el primer edil de Almussafes, el pasado 23 de abril, reclaman una reforma inmediata del sistema de financiación autonómica, con efectos a 1 de enero de 2014, el reconocimiento del déficit de financiación acumulada y la ejecución por parte del Estado de unas inversiones en infraestructuras equiparables, como mínimo, al peso poblacional de la Comunidad Valenciana.

En el Pleno también de habló de que la Comunitat Valenciana se ha empobrecido con respecto al conjunto del país. De hecho, muchas otras regiones españolas disponen ahora de mejores salarios y pensiones, de mejores servicios públicos, de infraestructuras mejores y gratuitas, de mayores recursos para dar apoyo al desarrollo de las pime y los autónomos, para preservar el medio ambiente y ofrecer una mayor calidad de vida a sus ciudadanos.

Tal y como se expone en el manifiesto aprobado en el Pleno, “si la Comunitat Valenciana hubiese recibido una financiación por habitante equivalente a la media de España a lo largo del período 2002-2013, nuestra administración autonómica habría ingresado 12.433 millones de euros adicionales, recursos que equivalen además del 50% del crecimiento de la deuda pública autonómica a lo largo del período”.

Sin embargo, el sistema de financiación autonómica, aunque el principal, no es el único motivo para el que la Comunitat Valenciana sea la única autonomía con renta por cápita inferior a la media que registra un saldo fiscal negativo, es decir, que aporta al funcionamiento de las administraciones públicas más recursos que recibe a través de las políticas de gasto. En el documento se especifica que las inversiones del Estado son otro de los factores fundamentales. A pesar de aglutinar casi el 11% de la población española, nuestra Comunidad nunca ha recibido más del 10% de las inversiones del Estado. De hecho, el más frecuente ha sido que dichas inversiones se situaran entre el 6 y el 7%.

Los 300 presidentes de los ejecutivos valencianos que avalaron el documento afirman que “los valencianos y las valencianas llevamos demasiado tiempo maltratados y por eso ahora toca decir basta”. En este sentido, se exige una reforma inmediata del sistema de financiación autonómica, con efectos a 1 de enero de 2014, que posibilite a los valencianos y valencianas disponer de unos servicios públicos fundamentales (sanidad, educación y protección social) de calidad, y permita de la misma manera el ejercicio de las competencias propias (ocupación, vivienda, medio ambiente, infraestructuras, cultura, promoción económica) y llegar, como mínimo, a la media de financiación por habitante del conjunto de comunidades autónomas.

También en el Pleno se reclama el reconocimiento del déficit de financiación acumulada desde que se llevaron a cabo las transferencias de competencias en la Comunitat Valenciana, cifrado en 12.433 millones de euros desde el 2002 hasta el 2013, así como la definición y el establecimiento de un mecanismo de compensación de dichos déficits.

Y finalmente, la ejecución por parte del Estado de unas inversiones en infraestructuras equiparables, como mínimo, al peso poblacional de la Comunitat Valenciana y compensar la insuficiencia inversora de los últimos años.