Un centenar de jóvenes disfrutan en Sigüenza del campamento del Centro de Juniors de Almussafes

Un centenar de jóvenes disfrutan en Sigüenza del campamento del Centro Juniors de Almussafes, fieles a la tradición iniciada hace ya casi 40 años, los integrantes de Juniors MD Almussafes están disfrutando durante esta primera quincena de agosto de la completa programación diseñada por el equipo de educadores para los 100 niños, adolescentes y jóvenes inscritos. La localidad de Sigüenza, en la provincia de Guadalajara, ha sido el lugar elegido este año por los 25 monitores almussafenses para concluir el curso 2014-2015 y desarrollar las dinámicas, talleres, rutas, reuniones y oraciones organizadas durante los dos meses previos, ya que en este campamento los niños aprenden valores relacionados con el estilo de vida de Cristo.

El campamento constituye para todos los miembros del colectivo el mejor momento para formarse y divertirse en un entorno completamente distinto al habitual. Los niños tienen la oportunidad de rodearse durante 15 días de naturaleza y de aprender valores como el compañerismo, la igualdad, la implicación en responsabilidades colectivas o la solidaridad.

La actividad más esperada de todo el campamento, comentan desde la entidad, “es sin duda la marcha, en la salimos durante unos días de la zona de acampada para visitar los pueblos cercanos, es donde tienen lugar los momentos más recordados por los niños, ya que ofrece un escenario inigualable para trabajar aspectos como el esfuerzo, la convivencia y el conocimiento mutuo de los miembros del grupo”.

Alrededor de veinte padres y antiguos educadores de la parroquia San Bartolomé Apóstol de Almussafes, a la que pertenece el centro, se encargan de cocinar el menú de estos días en los que no han faltado una visita cultural a la catedral de Sigüenza y a la piscina municipal de la localidad y el tradicional día de padres, que reunió el pasado domingo 9 a más de 500 progenitores, familiares y amigos para celebrar juntos una jornada marcada por el buen ambiente.

Andrés Marzal, jefe de centro, agradece “el apoyo de los colaboradores y la confianza depositada por los padres en el equipo de educadores, pues sin ella no sería posible organizar el campamento y, en consecuencia, no sería posible seguir con el proyecto de evangelización de Juniors, en el que los niños son los auténticos protagonistas”.