(2-1) Argentina-Bosnia Herezegovina: Messi resuelve un mal partido de la albiceleste

Argentina se estrenó en el Mundial de Brasil con un encuentro poco convincente, demasiado pragmático por momentos, que le sirve para vencer a una buena Bosnia, que disputaba su primer encuentro en la fase final de la cita mundialista. El fin de la sequía goleadora de Messi, que tan solo había anotado un gol entre 2006 y 2010, la mejor noticia para los argentinos.

El autogol de Kolasinac a los tres minutos no sería más que un avance de lo que sería la primera mitad. Un sinfín de errores, de pases incompletos, de empujones, rebotes y choques. Todo lujo de imprecisiones en el escenario conservador planteado por Bosnia. Argentina se cubría bien con la defensa de cinco liderada por Garay y ahí el autogol del lateral del Schalke se convirtió en vía libre para la pasividad. Aun así, los pupilos de Susic esperaban atrás, intentando encontrar espacios (inexistentes) a la contra.

El dato: siete pelotas perdió Messi en los primeros veinte minutos. Argentina se la daba a los Di Maria, Agüero, el propio Leo o a Maxi -cuyo protagonismo no debería pasar de ser un revulsivo- para que ellos se buscaran la vida. Y lo que ocurría es que cada uno estaba estrechamente marcado, por lo que los laterales largos fueron la única fuente de peligro albiceleste durante el primer periodo.

En el bando contrario, no era raro ver a Dzeko bajar a medio campo a recibir. A Bosnia se le acababan las ideas y se le hacía muy difícil superar a los cinco del fondo rival. Con una mayor cuota de balón, los balcánicos empezaron a conectar bien mediante Pjanic y a generar peligro. Una gran parada de Romero a remate de Dzeko fue de lo poco destacado del primer acto.

A la vuelta de vestuarios, doble cambio en Argentina. Higuaín y Gago por Campagnaro y Maxi para volver al esquema que mejores resultados le ha dado a los de Sabella, el 4-3-3. De los dos ex del Real Madrid, el Pipita fue el que más aportó al partido. Fuera de toda duda está el valor de su sociedad con Messi, y a medida que Di María fue aumentando el volumen de pases entre líneas, Argentina fue ganando en peligro ofensivo.

Sabella se llevó las felicitaciones de muchos tras el gol argentino, pasada la hora de juego. Los dos cambios del técnico bonaerense combinaron con Messi, que trazó la diagonal desde el pico del área y definió ajustado al palo largo. Golazo marca de la casa para liberar tensiones y doblar la ventaja.

A partir de aquí, los bosnios no tuvieron más remedio que lanzarse al ataque. Muy destacados dos de los cambios de Besic, Visca e Ibisevic, que comenzaron a llevar el peligro al arco de una La Albiceleste que redujo la intensidad tras el 2-0. Con espacio para conducir a la contra, Leo se sentía en su salsa y Agüero disfrutaba de multitud de ocasiones. Sin embargo, sería Ibisevic quien recortara distancias a cinco del final tras una buena acción colectiva.

El 2-1 final hace justicia a los méritos de unos y otros. En un partido igualado pero que en ningún momento pareció descontrolado, Argentina sufrió más de lo que se podía preveer para estrenarse en el Mundial con victoria, en el encuentro, a priori, más exigente de la fase de grupos para La Albiceleste.

Foto: Reuters

Ficha técnica

Argentina. Romero, Zabaleta, Fernández, Campagnaro (Higuaín 46′), Garay, Rojo, Rodríguez (Gago 46′), Mascherano, Di María, Messi, Agüero (Biglia 87′).

Bosnia. Begovic, Mujdza (Ibisevic 69′), Bicakcic, Spahic, Kolasinac, Besic, Misimovic (Medunjanin 74′), Hajrovic (Visca 71′), Pjanic, Lulic, Dzeko.

Goles: Salihovic p.p (min. 3), Messi (min. 65); Ibisevic (min. 85)

Árbitro: Joel Aguilar (HON). Amonestó a Rojo (min. 25), Spahic (min. 63)

Estadio: Maracaná (78.000 espectadores).