Bienvenidos a la era Lim

Y por fin llegó. Parecía que los flecos del acuerdo entre Bankia y Lim nunca acabarían por cerrarse, que viviríamos durante meses en el eterno bucle del “mañana se anunciará el acuerdo…”, pero por fin el pasado viernes se hizo oficial. Ahora sólo queda esperar a que el Patronato vuelva a aprobar el nuevo acuerdo, y que el Protectorado de Fundaciones dé el sí quiero definitivo, y el matrimonio entre Lim y el VCF se habrá consumado.

No debería haber problemas. Sería de locos pensar que después de seis meses de caos para llegar a un acuerdo entre todas las partes, ahora se pudiera tumbar. Por mucho que a algunos les gustaría que así fuera. Porque no nos engañemos, aquí poca gente tiene nada en contra de Peter Lim, pero algunos sí tienen mucho en contra del que trajo al de Singapur, y eso acaba repercutiendo. Estoy seguro de que si la opción Lim hubiera venido de la mano del banco, el acuerdo estaría cerrado desde hace semanas, quizás meses. Y no se habría cuestionado tanto la presencia del colega de Mendes.

Pero eso ya es agua pasada. Ahora lo importante es centrarse en el futuro y afrontar con optimismo esta nueva etapa. Porque, por mucho que se quiera provocar alarmismo desde ciertos sectores, la realidad es que la llegada de Lim abre una nueva era en este Valencia CF. Es cierto que la refinanciación con Bankia no es del agrado de nadie. Lo ideal hubiera sido liberarse de la carga de aquellos que han estado succionando de las arcas del club durante tanto tiempo, con el beneplácito de los anteriores mandatarios. Pero no parece que esa fuera la idea del banco, que al parecer también planteaba una refinanciación a sus dos “favoritos”. Al final toca tragar con esto, pero el panorama que se abre es para estar esperanzados.

El mero hecho de que dejemos de hablar de Postigas y Pabones para hablar de Jackson Martínez o Enzo Pérez, hace ver que el señor Lim no viene aquí a verlas venir. Su ilusión siempre fue la de tener un club de fútbol para luchar por todo, y le ha llegado la hora. Ahora sólo cabe esperar que, además de los éxitos deportivos que todos deseamos, el proyecto del nuevo -todavía por llegar- dueño se encargue de sanear el club y dotarlo de una sostenibilidad necesaria. La llegada de un nuevo patrocinador, los beneficios de entrar en Champions, la proyección de la marca VCF, el aumento de la venta de abonos, la profesionalización del club en todos sus niveles… Son cosas que tienen que venir de la mano de Peter Lim, y que auguran un futuro próspero para este club.

Es hora de arrimar todos el hombro y remar en la misma dirección, no sólo de boquilla, y dejar que los acontecimientos se vayan sucediendo. No se entendería que se intentara poner trabas o cuestionar cada paso de alguien que desembarca en el Valencia sacando su chequera, cuando durante años se ha aplaudido y alabado la gestión de los que se los llevaban crudos y desmembraban el equipo, manteniendo el ahogo del club. Es tiempo de dejar trabajar y respetar a aquellos que lucharán por el bien de este Valencia, que al final será el bien de todos.

Es tiempo de volver a ilusionarnos. Bienvenidos a la era Lim.

 

VCF Forever (@VCForever)