Cheikhou Kouyaté: el poderío y la fortaleza de un alumno aventajado

El acuerdo definitivo entre Bankia y el nuevo propietario del Valencia CF, el magnate singapurense Peter Lim, abre de par en par las puertas del mercado de fichajes a la entidad blanquinegra. Los términos de cesiones, ventas y posibles incorporaciones pasan al primer plano de la actualidad valencianista y uno de los primeros en llegar a Mestalla, junto con los fichajes cerrados de Rodrigo de Paul, Otamendi y Rodrigo Moreno, será un futbolista potente, de la camada de jugadores con un futuro extraordinario de la Jupiler Pro League y que en la dirección deportiva se le valora desde una doble perspectiva.

Varios puntales de la selección de los Diablos Rojos que dirige Marc Wilmots se forjaron en una competición que ha crecido exponencialmente en los últimos años y que ha servido de vivero de talento a las principales potencias europeas futbolísticas del momento, en especial a la Premier League donde militan hasta catorce futbolistas belgas.

Defensas de altura como Vincent Kompany, Jan Vertonghen, Nicolas Lombaerts o Thomas Vermaelen salieron de la cantera belga. Especial vínculo tiene el primero con el fichaje que el Valencia tiene apalabrado y que ahora se desbloquea una vez finalizado el proceso de venta del club. El actual zaguero del Manchester City, considerado como uno de los mejores en su demarcación, creció en el equipo más laureado de Bélgica, el R.S.C Anderlecht.

Firmaría en 2006 por el Hamburgo para sustituir a otro central de élite que también se formó en los Países Bajos como Daniel van Buyten. Eliaquim Mangala y Dante, futbolistas sondeados por el Valencia, son otros casos de zagueros de renombre curtidos, en este caso en el Standard de Lieja, y que hoy brillan en clubes como el Bayern de Múnich o el Oporto.

Cheikhou Kouyaté también se ha construido como futbolista en la Jupiler Pro League. Comenzó su carrera en el ASC Yego Dakar, escuadra de su ciudad natal, y con 16 años se incorporó a la disciplina del conjunto sub19 del Bruselas, el segundo equipo de la ciudad. La temporada siguiente ya cumplía diez partidos en la máxima categoría del fútbol belga con el primer equipo. El alumno aventajado, con una presencia física superior a la media de sus compañeros, firmó al verano siguiente por el conjunto estrella de la capital.

El Anderlecht, con una nómina de cinco futbolistas específicos en una retaguardia liderada por los Marcin Wasilewski o Roland Juhász, decidió ceder al joven senegalés al KV Kortrijk, equipo que se consolidaba en la Primera División tras una quiebra en 2001 que le llevaría a la tercera belga. Completó una extraordinaria temporada en el coqueto Guldensporen Stadion con 30 partidos y tres goles a sus espaldas.

El poderío, la confianza y la capacidad de liderazgo de Kouyaté encandilaron a Ariel Jacobs, técnico que desde entonces le confirió un rol de titular al defensa de Dakar tal que hoy ha superado los 200 partidos con el campeón y conjunto más laureado de Bélgica. Asentado en el Anderlecht, considerado uno de los futbolistas revelación del campeonato y con las primeras internacionalidades con las categorías inferiores de Senegal bajo el brazo, la valoración de Cheikhou se disparó entre los grandes del continente.

Kouyate

Kouyaté, durante una rueda de prensa con el Anderlecht

El Valencia lleva tiempo siguiendo sus pasos y ya ofertó por él en enero pero recibió un no por respuesta del Anderlecht. El Arsenal de Arsène Wenger también se movió por una de las piezas más cotizadas del mercado ante una falta evidente de efectivos con Mertesacker, Koscielny y Vermaelen como piezas disponibles. El Manchester City sondeó el entorno del jugador para buscarles competencia a Kompany, Lescott y Kolo Touré pero finalmente se decantaron por dos promesas de los Balcanes, Matija Nastasic y Stefan Savic. Los petrodólares del PSG apuntaron en su dirección en búsqueda de una regeneración de una parcela defensiva que hoy aglutina el espíritu canarinho con David Luiz, Marquinhos y Thiago Silva.

A la mesa de Cheikhou Kouyaté también han llegado intereses de Sevilla, Galatasaray, Juventus o CSKA. Sin embargo, en las últimas horas el único equipo que ha apostado decididamente por sus servicios es el Valencia CF. La parcela deportiva blanquinegra ve en el senegalés un fichaje 2×1: condiciones tanto para jugar de zaguero como de mediocentro defensivo, demarcación que ha desempeñado con frecuencia en el Anderlecht y por la que le comparan con Yaya Touré o Patrick Vieira.

Sin ser excesivamente rápido su corpulencia (193 centímetros de altura) y la contundencia con la que se emplea en cada acción hacen que sea difícil superarle tanto en el juego aéreo como en el uno contra uno. Marca un elevado kilometraje en cada partido, es seguro atrás y su fortaleza física le permite jugar como pivote defensivo aunque carece de la técnica suficiente para mover el balón y hacer jugar al equipo. Un animal competitivo cuya fortaleza le hará formar una pareja temible con Jérémy Mathieu y Nicolás Otamendi.

Las lecciones las lleva bien aprendidas. Se ha sentido importante con el R.C.S. Anderlecht y en una Selección de Senegal donde suma 11 partidos. Está preparado para dar el salto definitivo y constatar sus enormes condiciones en una liga más competitiva y en el Valencia CF.

 

Alberto Gómer (@Alberto_Gomez9)