Compás de espera por Jackson Martínez, el ‘cañón’ de Peter Lim

Uno de los grandes movimientos del mercado veraniego depende, paradójicamente, de que la negociación entre el magnate Peter Lim y Bankia no se eternice y pueda concretarse en los próximos días. Esto permitiría abrir el abanico de opciones para materializar la planificación deportiva. Una confección que tiene una guinda: un delantero que marque diferencias en la punta del ataque. El nombre de Chicharito salió a la palestra hace unos días. No es el único que está en la lista de Lim.

En ese punto, entra en acción el nombre de Jackson Martínez. Un delantero que ha terminado por explotar en el Oporto y cuyo futuro parece estar lejos del conjunto presidido por Pinto da Costa. “Me decidiré después de la Copa Mundo”, explicó en su país el lunes de la semana pasada durante la concentración con la selección colombiana antes de Mundial. “Pueden pasar muchas cosas”, había comentado días antes. Hasta después de la cita mundialista no anunciará su destino… pero eso no impide que entre bambalinas permanezca al tanto del interés que su figura suscita, entre otros, en el Valencia. La secretaría técnica tiene inmejorables informes del delantero ‘cafetero’. 

El ariete de Quibdó no ha renovado por el Oporto, con el que tiene contrato hasta verano de 2016, en previsión de recibir este verano ofertas importantes. Ante dicho escenario, entra en acción el ‘superagente’ Jorge Mendes, cuyas relaciones con el Oporto son excelentes y cuya influencia se percibe en cualquier operación de alto nivel que se produzca en el país luso. Aunque Martínez no pertenece a la agencia de Mendes –Gestifute-, pocos dudan del margen de maniobra que el agente luso tiene en su mano.

A través de Mendes y el capital inyectado al club por Peter Lim, el Valencia estaría en disposición de acometer una operación imposible en temporadas anteriores y que, a fecha de hoy, en el seno del club consideran factible pese a que la inversión sería alta. Clubes como Manchester City, Chelsea, Atlético de Madrid o Mónaco ya se han interesado por él. Su cláusula, inamovible, es de cuarenta millones de euros. Pinto da Costa no negocia… salvo que Mendes entre en escena.

Un fichaje de este calibre sería la ‘guinda’ al primer proyecto bajo el paraguas de Lim en el Valencia, siempre y cuando se concrete la negociación con Bankia. Las gestiones para tantear al futbolista y a su entorno se han llevado a cabo de forma muy cautelosa. Los pocos empleados del club que conocen la intentona temen hablar sobre ella por temor a que no se materialice. A sus 27 años, se quiere recabar la mayor cantidad de información posible del jugador a todos los niveles: personal, médico y futbolístico.

Su rendimiento en las últimas dos temporadas en Portugal avala un salto a una liga más competitiva: 60 goles en 94 partidos arrojan un promedio de delantero de primer nivel. A ellos hay que sumar 9 goles con 22 apariciones internacionales. La dirección deportiva no tiene dudas respecto al futbolista, Lim aportaría el capital y Mendes agilizaría la negociación con el durísimo Pinto da Costa. La operación es complicada, pero en el Valencia no la descartan en absoluto a fecha de hoy.

Foto: Reuters