¿Dónde quedó el ‘Respect’?

Sin lugar a duda, lo más bonito de las competiciones internacionales de clubes son los desplazamientos. Cientos de personas, miles en ocasiones, según la distancia y lo atractivo del destino, se movilizan para animar a los suyos, para llevarles en volandas y hacerles sentir a domicilio como si jugasen en casa.

El desplazamiento sirve a los aficionados, además, para conocer por un breve periodo de tiempo –según la disponibilidad y voluntad del viajante– una ciudad y una cultura extranjeras, para disfrutar de paisajes que no le son comunes y para poder asistir a un estadio rival y observar así el comportamiento de una afición distinta. Hasta ahí todo es muy bonito.

Pero lo que no entiendo es por qué el Valencia no es respetado cómo los demás equipos tanto en la Liga española como en Europa. La afición, los futbolistas y el propio club acaban siendo las víctimas de un maltrato inmerecido. Es ridículo lo del miércoles y la imagen de un equipo varado en Manises durante tres horas. Como aficionado de un equipo grande, exijo que nos traten con respeto por que somos el Valencia.

Un equipo respetuoso, pacífico y noble. A fecha de hoy, ni siquiera los árbitros respetan a los nuestros sobre el césped. Luego a la UEFA se le llena la boca con el ‘Respect’, que exista un trato respetuoso a cualquier equipo o futbolista, cuando ellos son los primeros que no lo hacen. “Consejos doy, que para mi no tengo”.

El Valencia CF, desde que instauró su política del ‘GloVAL Respect’, tiene como una de sus características más relevantes el respeto hacia cualquier rival o institución. Al menos, sobre el papel. Sin embargo, el sentimiento no es recíproco. El señor Tebas y el señor Platini se orinan en el ‘GloVAL Respect’. Ellos, y las instituciones a las que representan, siempre dirán y harán lo que les salga de las narices.

 

Manoj Nankani (@ManuNankani)