Dos ‘espías’ del Valencia en la expedición del Dinamo de Kiev

Cuando Damià Vidagany, director de Comunicación del Valencia CF, contó anoche en los micrófonos de Gestiona Radio que el club tenía emisarios vigilando la situación en Kiev pocos podían imaginarse que se trataban del cocinero Rietalo Bokoko y de María José Masià, una de las empleadas de la agencia de viajes que habitualmente organiza los desplazamientos del equipo.

Eran las dos personas que mantenían al club informado al minuto, contando cómo evolucionaban los incidentes en la capital de Ucrania antes de que el equipo tuviese que realizar el viaje que finalmente se ha anulado, cambiándose por uno a Chipre donde se jugará el mismo día y a la misma hora prevista contra el Dinamo de Kiev en la Europa League.

Ellos siguieron con atención las noticias que emanaban de Ucrania, de la UEFA y de un Valencia CF que con Amadeo Salvo a la cabeza realizó todas las gestiones posibles desde el aeropuerto de Manises. Asumiendo desde la distancia que debían recoger las cosas para incorporarse cuanto antes a la expedición valencianista, que tomó el avión rumbo a tierras chipriotas pasadas las 16:00 horas de la tarde.

Nada más conocerse que la UEFA había dado el visto bueno al cambio de sede del encuentro, comenzaron las gestiones para sacar de Ucrania lo más rápido y cómodamente posible al cocinero del Valencia y a una de las encargadas de organizar las salida. Algo que fructificó en un acuerdo con el Dinamo de Kiev por el que ambos podrán viajar junto al equipo ucraniano rumbo a Chipre, suya salida está prevista a las 21:00 horas del miércoles.

Serán los dos ‘espías’ del Valencia en las filas del enemigo, abandonando un país envuelto en graves incidentes para poner el punto y final a varios días de mucha tensión entre los clubes y una UEFA que hasta el último momento ha tratado de que no se tuviese que alterar la sede del encuentro europeo.