Eduardo Vargas cumplió el expediente en su debut con el Valencia CF

Eduardo Vargas

Su oportunidad, tan esperada por toda la afición del Valencia CF, por Rufete y Pizzi que han sido sus grandes valedores y evidentemente por él mismo, llegó en el minuto 72 de un partido que su equipo ganaba por 2-3 en el campo del todopoderoso Barcelona. Vargas entró por Paco Alcácer y aunque estuvo discreto y falto de ritmo competitivo, lo de esta tarde debe ser el primer paso para convertirse en la estrella ofensiva que buscaba el club ‘ché’.

Así lo aseguró Pizzi tras el partido en sala de prensa. “Eduardo Vargas es un jugador veloz y va a ser un aporte muy grande para el equipo”, afirmó con mucha seguridad el técnico argentino que hizo debutar al atacante chileno después de cinco entrenamientos con sus nuevos compañeros.

El propio Vargas reiteraba en su presentación las dudas que la inactividad le despertaban, tirando de cautela ante la posibilidad de estrenarse como jugador valencianista en el campo del todopoderoso FC Barcelona. Pero su desempeño durante toda la semana convenció al cuerpo técnico y le dio la alternativa en el segundo tiempo, con todo por decidir en un campo inexpugnable durante toda la campaña.

El futbolista firmado a préstamo hasta final de temporada fue una referencia constante para sus compañeros, ofreciéndose y aguantando la pelota cuando el Valencia necesitaba frenar el ritmo de juego azulgrana. Estuvo a punto de enganchar un par de centros al área pero no pudo ocultar el largo período de tiempo en el que ha estado sin jugar partidos, echando de menos la punta de velocidad y el desborde que se le presupone tras estudiar con atención las evoluciones del internacional chileno con sus anteriores equipos.

Su tímidez y humildad ante los medios de comunicación evitaron grandes titulares en zona mixta, optando por apelar a la importancia de sumar estos tres puntos por encima de su debut con la camiseta del Valencia. Vargas cumplió el expediente con un aprobado en los 20 minutos que pisó el césped del Camp Nou, augurando cosas muy buenas en cuanto se ponga a tono, se acople al juego de los demás y se asocie con la otra esperanza goleadora para el valencianismo llamada Vinícius Araújo.