El Consell detiene la escalada de tensión: la Fundación recibirá más datos de Bankia sobre las ofertas por el Valencia

Tiempo muerto. Todas las partes involucradas en el proceso de venta del Valencia CF se dieron este lunes por la noche una tregua temporal de unas semanas para detener la escalada de tensión vivida en los últimos días y que ha puesto en pie de guerra a un sector del valencianismo. La reunión entre Juan Carlos Moragues, conseller de Hacienda; Enrique Montes, director del Instituto Valenciano de Finanzas; Amadeo Salvo, presidente del Valencia; y Aurelio Martínez, presidente de la Fundación VCF, sirvió para desbloquear sobre el papel una situación enquistada que tenía a todos los afectados, especialmente Bankia y el Consell de la Generalitat, muy preocupados por el giro que habían dado los acontecimientos.

La conclusión que se extrajo de la reunión, más allá de rebajar el tono de las actitudes mostradas en los últimos días, es que la Fundación debe formar parte integral del proceso de venta llevado a cabo por Bankia y KPMG. El argumento de estos últimos dos afectados es que la Fundación VCF ha conocido en todo momento la información que, debido a los contratos de confidencialidad firmados, estaba autorizada a conocer. Todo lo contrario se pensaba en el club y en la propia Fundación. La Generalitat, como mediadora en este roce, aseguró a Martínez y Salvo que el máximo accionista del club tendrá acceso a dichos datos de la Fase II del proceso de venta, y conocerá a los compradores interesados en la entidad y el potencial económico y deportivo de sus propuestas, una vez se traduzcan en ofertas vinculantes. La Fundación VCF, por tanto, será parte activa del proceso.

SALVO CEDE EN SU BELIGERANCIA

A cambio, el Consell pidió a Salvo y Martínez colaboración a la hora de entregar la documentación requerida por KPMG para completar y actualizar los datos de la Due Diligence realizada por la consultora el pasado verano. La Fase II del proceso requiere de una fotografía precisa del estado actual del Valencia CF para que los compradores interesados puedan ajustar sus ofertas al máximo. Y, para ello, KPMG lleva meses pidiendo al Valencia papeles y documentos para poner al día la auditoría exhaustiva que realizó el pasado mes de agosto y que sólo cubría hasta junio de 2013. El Valencia, en todo momento –y más después de que la consultora dejase de trabajar con el club para ‘pasarse’ al banco de Bankiase negó en redondo.

La beligerancia demostrada por el presidente el pasado viernes creó un malestar significativo en la cúpula del Consell, que consideraba innecesaria la demostración de músculo de Salvo ante los socios en un momento de máxima crispación sociopolítica en la Comunitat. En este sentido, todas las partes acordaron enterrar el hacha de guerra de forma momentánea. De hecho, desde el club en las últimas hora se ha deslizado un mensaje de calma y tranquilidad al entorno, prensa y aficionados para no empeorar la situación en plena recta final del proceso de venta.

BANKIA NO QUIERE MÁS RETRASOS

El proceso se está dilatando más de lo deseado para todas las partes, pero especialmente para Bankia, que esperaba tener ya seleccionado a su comprador definitivo a estas alturas. En el banco siempre se ha sostenido que existían ofertas “mejores” que la mostrada por Peter Lim a finales de diciembre -a este respecto, ninguna de las partes ha sabido concretar si el interés del magnate singapurense se mantiene o no– y que “varias” de ellas habían entrado en la Fase II del proceso. Los nombres detrás de dichas ofertas siguen siendo el secreto mejor guardado de la entidad bancaria y de la consultora KPMG. Sin embargo, sobre su procedencia se ha apuntado en las últimas semanas hacia capital estadounidense y de origen árabe.

El significativo avance y acercamiento de posturas llevado a cabo este lunes permite a Bankia retomar su hoja de ruta, retrasada una semanas debido a la resistencia a colaborar del club. El mes de febrero, por tanto, podría ser definitivo, ante la previsión de continuar la criba de ofertas hasta encontrar las dos propuestas vinculantes más potentes a nivel económico, deportivo y que satisfagan las exigencias de banco, Generalitat y Fundación VCF, que siempre ha reclamado un papel fiscalizador para vigilar el proceso.

EL PATRONATO PASA A UN SEGUNDO PLANO

La celebración de la reunión entre las partes apenas 24 horas antes del patronato de la Fundación VCF que se celebrará este martes a partir de las 18:30 horas en primera convocatoria ha suavizado mucho el contenido del cónclave en la Avenida de Suecia. A la cita llegaban patronos institucionales y de libre designación con una disparidad de criterios y puntos de vista desconocida hasta el momento. Por un lado, los partidarios de Salvo tenían previsto demostrar su apoyo al presidente tras la asamblea en Mestalla del pasado viernes; por el otro, una porción significativa del patronato iba a expresar su rechazo al giro populista del dirigente blanquinegro. Y en el centro, como siempre, la virtud: patronos que, estando de acuerdo con la denuncia de Salvo respecto al oscurantismo del proceso de venta, no comparten la manera de hacerla pública. Se comparte el fondo, no las formas.

Incluso se había llegado a rumorear sobre una hipotética dimisión de Aurelio Martínez, extremo desmentido a VLC NEWS por varios patronos a lo largo de la jornada del lunes. El patronato estaba informado de la celebración de la reunión entre Moragues, Montes, Martínez y Salvo, y también de sus conclusiones. Por tanto, hoy en la reunión se articulará la manera en la que la Fundación VCF formará parte activa del proceso de venta del club. Incluso no se descartaba, según fuentes de la Fundación, que se designe a “uno o dos” patronos de consenso para que sean los encargados de estar presentes en las reuniones con Bankia y KPMG. Limitar el conocimiento de las ofertas a un número reducido de individuos ayudaría a limitar el número de filtraciones de información sobre los candidatos a la compra del club, algo con lo que Bankia siempre ha guardado un celo innegociable.

Se da la circunstancia de que, en lo que respecta a los patronos institucionales, sólo Mateo Castella -que representa a la Generalitat– ha renovado su cargo conforme a los estatutos. El resto de las figuras representativas de estos colectivos llevan desde verano sin firmar la documentación pertinente, lo que llevó a numerosas confusiones y contradicciones en la jornada previa al cónclave de este martes, al no formar parte ‘oficialmente’ del patronato. Se trata de Miguel Bailach -Diputación de Valencia-, Cristobal Grau -Ayuntamiento de Valencia-, Consuelo Císcar -IVAM-, Lluis Martí -Feria Valencia-, José Enrique Silla -Cámara de Comercio-, Blas Madrigal -Agrupación de Peñas-, Vicente Muñóz -Federación de Fútbol de la Comunitat Valenciana-, y Fernando Giner -Asociación de Futbolistas del VCF-.

La lista de patronos de libre designación que tendrán voz y voto en la reunión de este martes la integran Aurelio Martínez, Amadeo Salvo, Salvador Belda, Francisco Blasco, César Belda, Maria Emilia Adán, Alberto Peñín, Isabel Farinós,  Eva Turanzo, José Viña, Isidro López, José Luis Zaragosí,  Héctor Villalba y Juan Mercé.