El dentista paga el fichaje de Longo

También es mala suerte que con todos los días y fechas que tiene el calendario futbolístico, el Levante se pueda enfrentar en tres ocasiones al FC Barcelona en el plazo de dos semanas.

Ganar esta noche al Rayo supondrá la clasificación para disputar los cuartos de final de la Copa del Rey, algo que no está al alcance del conjunto granota todos los años y a lo que habría que darle el valor que se merece.

Sin embargo, ya lo dijo Caparrós, ‘si me dan a elegir entre pasar la eliminatoria o perder más efectivos para la Liga prefiero quedar apeado de la Copa’. Diop, fue un claro ejemplo de las consecuencias que acarreó su participación testimonial en Vallecas y que lo obligó a perderse el trascendental choque ante el Málaga.

Esta noche, a la ausencia del senegalés también habrá que añadir la de David Navarro y la de Babá Diawara que sigue con su interminable expediente X y que no regresará hasta febrero. Además, el técnico de Utrera tan sólo tiene disponibles a Ángel y a Nong para jugar ante el Barça, salvo que decida reconvertir a Nabil El Zhar en punta y por eso se ha visto obligado a convocar a Barral, que cumplirá un partido de sanción, para disponer de efectivos ante el equipo dirigido por Paco Jémez.

Es decir, la Copa mola si dispones de una plantilla amplia, pero en este momento al Levante le estorba desde un punto de vista deportivo y lo único que le puede ocasionar es algún contratiempo en la competición de la que cuelgan el futuro de la entidad y sus acreedores.

Así de caprichoso fue el bombo con el Levante, que ha declarado el partido de Liga frente al Barça como día del club, para que sus abonados contribuyan económicamente a la devolución del préstamo concedido por la Generalitat y que sirvió para que su Fundación comprase el paquete de control de Pedro Villarroel. Al menos es el único equipo de la Comunitat que puede sacar pecho, porque devuelve lo que debe y su Patronato está legitimado para tomar las decisiones que estime oportunas.

Por ese motivo, aun siendo el mismo espectáculo el que se podría presenciar en Orriols en el plazo de sólo tres días, la caja que puede dejar el Barça en la Liga tiene como fin la estabilidad accionarial del club, pero la recaudación de la Copa es la que puede sufragara la llegada de Longo y que ayudará a mantener cuanto antes la categoría.

Poco o nada importará pasar dos veces más por ‘el dentista’ porque no habrá puntos en juego. Lo peor que te puede pasar es que traigas otro saco de goles del Camp Nou , pero merece la pena hacer un último esfuerzo por una taquilla popular que financie el presumible despido de Lell y el fichaje del delantero italiano.

 

Jose Manuel Alemán (@AlemanSER)

Radio Valencia Cadena Ser