El Olympiacos se agarra a la épica y fuerza el cuarto partido ante el Real Madrid

Si el Olympiacos se ha caracterizado por algo estas últimas temporadas es por su carácter. Los griegos llevaron el tercer partido de la serie ante el Real Madrid a un terreno muy físico y lograron mantenerse con vida, lo que significa forzar el cuarto encuentro que se disputará este miércoles en El Pireo. Lo mismo ocurrió con el Panathinaikos ante el CSKA, donde Diamantidis rompió el récord histórico de asistencias, mientras que el Maccabi se acerca a la Final Four tras someter a un desdibujado EA7 Milán.

(1) OLYMPIACOS 78-76 REAL MADRID (2): Dunston tira del carro

Le salió el partido de su vida y se comió a los pívots del Madrid. Bryant Dunston hizo 21 puntos, 9 rebotes y 4 asistencias para contener a los blancos, que estuvieron 39 minutos por detrás en el marcador pero que se pusieron uno arriba a falta de 44 segundos para el final. Ambos equipos decidieron jugárselo todo al tiro libre y la jugada le salió bien al Olympiacos ya que Felipe Reyes (1), Sergio Rodríguez (1) y Sergio Llull (2) fallaron desde el 4,60. Sloukas, no.

(1) PANATHINAIKOS 65-59 CSKA MOSCÚ (2): Wright como factor X

Al otro lado de la capital sucedió algo similar. El PAO se aprovechó de la indolencia moscovita en el primer cuarto y cogió una renta de 10 puntos que fue suficiente para vencer al CSKA, que perdió 13 balones (la mayoría en el último cuarto). Diamantidis superó el récord de asistencias en la Euroliga (978) que tenía Papaloukas y la actividad de Lasme (13 puntos) y Zach Wright (10 puntos y 8 rebotes pese a su 1,88 pelado) selló el encuentro a favor de los verdes.

(2) MACCABI 75-63 EA7 MILÁN (1): Blu y Tyus marcan el camino

Milán no compitió y el Maccabi se acerca a la Final Four tres años después. Los italianos fueron incapaces de plantar cara con unos porcentajes de tiro horrendos (4/25 en triples) y los locales lo aprovecharon gracias a los tirones de David Blu (16) en la primera parte y los de Alex Tyus (14) en la segunda. Todo parece servido en bandeja de plata para los amarillos, pero los de Luca Banchi no acostumbran a tener dos partidos malos seguidos…