El Pipo Baraja alza un título seis años después

El gran trabajo realizado durante toda la temporada en el Juvenil A del Valencia CF tuvo su recompensa este miércoles, cuando se concretó la victoria matemática del conjunto dirigido por Rubén Baraja en la Liga del Grupo VII de División de Honor. El empate a cero ante el Villarreal en el partido aplazado de la jornada 28 permitió a los valencianistas conquistar el torneo a falta de la disputa de dos partidos.

Baraja volvió a saborear las mieles del éxito casi seis años después de la última vez que alzó un trofeo en el estadio Vicente Calderón de Madrid. Por aquel entonces, el ‘Pipo’ y Carlos Marchena ejercieron de capitanes y alzaron al cielo la Copa del Rey conquistada en la final ante el Getafe por 3-1. Con las botas ya colgadas y con experiencias en los cuerpos técnicos del Atlético de Madrid y Huracán Valencia, Amadeo Salvo y Rufete ‘reclutaron’ al pucelano el pasado verano para encomendarle a la joya de la corona de la cantera. Y el ex jugador ha respondido guiando al Juvenil A hasta el triunfo en el torneo.

UNA CELEBRACIÓN POR TODO LO ALTO

El pitido final ante el Villarreal trajo consigo la explosión de alegría de un grupo de chavales de 17 y 18 años que han comandado con autoridad la tabla clasificatoria durante gran parte de la temporada. Un estadio Antonio Puchades entregado y con numerosa presencia de seguidores blanquinegros agasajó a los campeones. Los futbolistas pronto acudieron a su entrenador para mantearlo y dedicarle cánticos escuchados hasta hace no mucho en Mestalla. Baraja fue para muchos de esos chavales un referente en el campo mientras crecían de niños; ahora, lo ha sido en el banquillo de su equipo.

“Baraja nos transmite un montón de cosas”, reconocía el mediocentro Carlos Carbonell. “Ves todo lo que ha vivido él y nos ayuda la experiencia que nos ha transmitido”, añadió.

Hombres como el portero Pizana, el central Tendillo, el lateral Rulo o los centrocampistas Fernando Cano o Nacho Gil van a pegar fuerte durante los próximos años. Los chavales celebraron dentro del vestuario el éxito con una ducha a todo el cuerpo técnico y con la tradicional promesa cumplida: esta vez le tocó el turno al delantero David Martínez, que perdió gran parte de su cabellera tras prometer una ‘rapada’ histórica si el equipo se hacía con el título.

BARAJA: ALEGRÍA CONTENIDA Y FUTURO INMEDIATO

Rubén Baraja se mostraba contento pero contenido en la celebración del título: “Enhorabuena a los chicos, han hecho un gran esfuerzo este año. Nos faltaba un punto, el partido ha sido igualado y hemos conseguido el objetivo”, resumía el técnico tras la victoria.

El vallisoletano, eso sí, quiso recalcar que pese a la conquista liguera -y que abre la posibilidad al Valencia de pelear por la Copa del Rey juvenil y por la Copa de Campeones-, quiere ir paso a paso en los banquillos: “Llevo ocho o nueve meses entrenando, y uno siempre tiene el objetivo de lograr cosas bonitas. Es una alegría por la sensación de equipo serio y competitivo que hemos dado: lo importante, más allá del campeonato, es dar al Valencia jugadores válidos para el primer equipo”, reconoció.

Rufete, el hombre que apostó por Baraja en verano para el banquillo, mandó sus felicitaciones al Juvenil A desde Suiza y a través de la web del club: “Es una gran noticia para la Academia GloVal y para todo el valencianismo. Quiero felicitar a Rubén Baraja y a todos los chavales por lo logrado. Ahora, los objetivos son la Copa del Rey la Copa de Campeones, donde también confiamos en hacer un gran papel. Tenemos más metas por delante y seguimos trabajando para los nuevos retos que restan hasta el final de temporada”, declaró.

El ‘Pipo’ declinó hace unas semanas la posibilidad de tomar las riendas del Valencia Mestalla debido a la mala racha de resultados del equipo. Quizá la victoria en Liga le haga cambiar de parecer en los próximos días si Nico Estévez no consigue enderezar el rumbo del filial. La opción B es Curro Torres, técnico del equipo cadete de la Academia.

Foto: Valencia CF