El ‘rinconcito’ del St. Jakob Park que hizo las delicias de Amadeo Salvo y sus directivos

La noche de Basilea fue para olvidar, sin nada positivo que destacar en una cita donde el Valencia CF volvió a humillar a todo el valencianismo. Pero nada de lo que ocurrió sobre el césped se esperaba horas antes, cuando la expedición valencianista liderada por Amadeo Salvo exploró y descubrió las virtudes del espectacular St. Jakob Park de la localidad suiza.

Imagen del restaurante ubicado en el interior del St. Jakob Park. / Foto: Adrián Rubio / VLC News

Imagen del restaurante ubicado en el interior del St. Jakob Park. Foto: Adrián Rubio / VLC News

Porque el recinto donde disputa sus encuentros como local el Basilea, y que también sirve de hogar para la selección nacional de Suiza, acoge a unos 40.000 espectadores y luce un aspecto moderno y sobre todo muy orientado hacia lo comercial. El ‘business’ que tanto agrada a la directiva de Amadeo Salvo y especialmente a Louis Vicente Douwens, el ‘Chief Revenue Officer’ encargado del área de marketing.

Un espectacular centro comercial ‘oculta’ el estadio, y antes de ingresar en las instalaciones deportivas hay que toparse con un restaurante de temática deportiva que posee una terraza y una zona situada a pocos pasos de la grada donde se sientan los aficionados.

El presidente del Valencia CF, Amadeo Salvo, en el césped del estadio del Basilea. Foto: Adrián Rubio / VLC News

El presidente del Valencia CF, Amadeo Salvo, en el césped del estadio del Basilea. Foto: Adrián Rubio / VLC News

Algo que no se ve en España y que empieza a aflorar por Europa, una forma de mezclar deporte y restauración que no deja de sorprender incluso a aquellos que ya lo han visto en otros lugares. Le ocurrió a Manuel Peris, directivo del Valencia que se tomó su tiempo para hacer fotos y apreciar las bondades del lugar, mientras junto a Amadeo Salvo y Juan Cruz Sol trataban de averiguar su ubicación exacta en el St. Jakob Park.

Todos ellos tomaron nota, como han hecho en otros desplazamientos como el del nuevo San Mamés, porque será algo que podrá disfrutar la afición cuando finalicen las obras del Nuevo Mestalla dentro de unos años. Entonces podrán venir de fuera y valorar la explotación financiera de los aledaños de un estadio de fútbol, la mejor forma de rentabilizar al máximo los días de partido y también los que no lo son.