El seguro médico de Vargas retrasa su llegada a Valencia

El culebrón de Eduardo Vargas parece que toca a su fin, o eso se lleva comentando desde hace ya varios días. Valencia y Nápoles ya intercambiaron documentación pero a última hora apareció un obstáculo en forma de seguro médico que solicitan los italianos, valorado en unos 12 millones de euros que el club de Mestalla trata de solventar acudiendo a diferentes aseguradoras.

Pese a ello en el seno del Valencia no se considera este detalle como algo que vaya a echar al traste con el fichaje del delantero que tanto ansían Pizzi y Rufete, y desde la entidad ya dan como seguro el viaje del futbolista rumbo a su nueva casa a última hora de la jornada de mañana viernes, procedente de Santiago de Chile donde espera pacientemente la luz verde desde España.

No obstante, en el Valencia siguen alucinando con todas las cláusulas y demás asuntos burocráticos que el Nápoles está introduciendo en la negociación. Primero tardaron un mundo en mandar los documentos finales para cerrar la cesión de seis meses -pagando el Valencia el salario del jugador y una cantidad al equipo italiano algo superior al medio millón de euros-, y cuando esto ocurrió apareció el fleco de los 12 ‘kilos’ que solicita el conjunto napolitano como garantía en caso de lesión de Eduardo Vargas.

Detalles contractuales impidieron a Rufete negociar una cesión más amplía, así como una cantidad económica para hacerse con la totalidad de los servicios del jugador, pero lo último del seguro médico ha descolocado a unos responsables de la parcela deportiva que incluso han acudido a la FIFA para estudiar las fórmulas existentes que permitan solventar la situación, entendiendo que el estado financiero del Valencia no invita a pensar en soltar 12 millones en caso de percance de salud del nuevo delantero ‘ché’.