Francamente cansado

¿Qué quieren que les cuente de este proceso de venta que no se haya dicho ya? Largo, farragoso, interminable, desesperante, a veces kafkiano, en ocasiones refugio de frikis, jetas y abanderados del ego… Y en el fondo del todo (en lugar de ser lo principal) está el club, el Valencia CF.

Porque lo peor de todo es que pasan los días y el Valencia está bloqueado. Sin entradas, sin salidas, sin soluciones y sin tener una hoja de ruta clara a tan sólo seis días de comenzar la pretemporada.

Es evidente (y lo dije en su día) que no me gustó que cambiaran las condiciones de la oferta inicial. Pero lo es en la misma medida en la que es Bankia quien permite -y hasta propicia– alguna de esas permutas. Algo verá la entidad bancaria de interesante y de valioso cuando no quiere soltar el bocado de su presa y pone todas las facilidades para seguir ligado a la entidad valencianista.

Igual que tampoco me gusta que, tras la visita de Salvo a Lim la semana pasada, el singapurense que es un tiburón financiero (no nos engañemos, no se hace una fortuna como la de Lim si no eres un fenómeno negociando) haya aprovechado el saberse necesario para matizar algunas cláusulas penalizatorias para quien compra y las haya suavizado. Es listo, y encima se lo han puesto a huevo.

Aún con todo –1 de julio, pagos pendientes, justitos de cash y sin tiempo para volver a meternos en otros procesos de corte similar- guste o no guste, Lim es la única tabla de salvación que le veo a la entidad. No sé si será un fenómeno, o lo acabaremos llorando. Sí sé que a día de hoy no le veo otra salida al club que la compra por parte del dueño de Mériton. Y si alguien conoce otra solución (pero de verdad), que la tenga en cuenta. Quizá entonces respiremos todos más tranquilos.

Porque a estas alturas, hay ya incluso dos teorías (ojo, expongo, no opino): hay quien dice que las garantías que ha solicitado Lim no deberían ser un obstáculo para la venta a no ser que las ponga como excusa para echarse atrás; y hay quien dice que si todavía no se ha retirado del proceso (y ahora opino yo: motivos no le han faltado al hombre), ya no va a echarse atrás y la compra se va a acabar produciendo.

Pero por favor dése prisa, señor Lim. No me gustaría el bochorno de tener que empezar el lunes con Pizzi para tener que destituirlo en mitad de la pretemporada. Porque ya me explicarán ustedes quien se pone el equipaje el lunes y empieza a decirle a los muchachos que suden los mojitos del verano, y cómo y a qué se va a jugar esta temporada.

Sea lo que sea, dense prisa. Estamos todos muy cansados.

Se lo agradeceremos. De verdad…

 

Manolo Montalt (@ManoloMontalt)

Director de la Taula Esportiva (NOU Radio)