Guaita o la última oportunidad de levantarse

Pensaba que se iría del equipo sin volver a jugar tras la eliminatoria de Copa contra el Atlético, pero la vida a veces te da una nueva oportunidad. Guaita está ante ese momento tras la lesión hace dos semanas del cancerbero brasileño Diego Alves, que va a perderse prácticamente lo que resta de campaña.

Aunque ahora Alves llevaba meses siendo mucho mejor, no voy a ser nada ventajista. Siempre, desde el fichaje de Alves, he sido de Guaita. Y no es por el hecho de que sea valenciano, a mi eso me da igual. Si Mathieu es mejor que Ruiz, por ejemplo, pues se reconoce. A mi me gusta un jugador por su forma de jugar, calidad, compromiso, carácter y todas esas cosas que valoramos todos, pero no por su lugar de nacimiento. Eso es algo totalmente secundario.

Guaita me parecía mucho más seguro, por arriba, sin quizá tantos reflejos como Alves pero con un mayor nivel en conjunto. El brasileño es especialista en los penaltis pero Vicent también los sabía parar: sin tener lógicamente las estadísticas en ese apartado que tiene Alves, me vienen rápidamente a la cabeza dos en esta temporada, contra el Villarreal en la ida en El Madrigal y en el Trofeo Naranja contra el Milan.

Este año, Guaita está a un nivel bajísimo para un portero de sus condiciones. Ha hecho bastantes ‘cantadas’, casi una por partido jugado, como contra el Villarreal, Madrid, Atlético (ida y vuelta) o fallos como el del jueves pasado contra el Almería que condenan al equipo -los balones nunca se despejan hacia el centro-. Tenía la sensación de que, si compitiese por el puesto de portero titular con un canterano como Jaume, demostraría cuales son las verdaderas prestaciones que puede aportar al club. Ahora ya no lo tengo claro.

Profesionales con más conocimiento sobre el tema de la portería compartían mi opinión como es el caso de Ochotorena, preparador de porteros, que defendía en privado que Guaita era mejor. Otro que pensaba igual es César Sánchez, antiguo portero del Real Madrid y del Valencia, que llegó a manifestar que “Guaita es el portero con más condiciones de España”. Cabe recordar que César y Vicent compartieron vestuario durante un tiempo.

Para triunfar en el fútbol y en casi cualquier deporte, la mentalidad es clave. ¿Por qué Tiger Woods alcanzó la cima y ganó tantos grandes? Por su mentalidad, lógicamente. ¿Por qué es tan bueno Nadal y supera a casi todos sus rivales, incluso cuando no juega bien? Tres cuartos de lo mismo. ¿Por qué Guaita no es titular y está a un nivel horrible? Por su mentalidad y su confianza. El torrentino no tiene la capacidad de superar fácilmente la presión y eso le está perjudicando y le puede convertir, a la larga, en un portero muy normalito, propenso al fallo en una situación límite.

Con la baja de Diego, Guaita puede demostrar lo que muchos hemos defendido porque ahora se le ha acabado la excusa de la competencia que tenía y tiene casi garantizado el sitio de titular por delante del canterano que pueda suplir a Alves.

Viendo el partido contra el Almería la semana pasada o las dos goleadas encajadas ante Getafe y Basilea, no tiene sentido hablar de una mejoría de Guaita. De hecho, podrían plantearse jugar con Jaume, jugador del filial, porque seguro que tiene más seguridad en sí mismo y no se le exigirá tanto. Guaita, con esa mentalidad y confianza, no llegará a ningún lado. Puede pasar de ser un portero vinculado a  conjuntos como el Barça a acabar jugando en un equipo de medio pelo tras su salida del Valencia, de marcharse este verano. Todo depende de él.

 

Jorge Farrés (@jorgefarres)