Guardiola y el Bayern de Múnich no se olvidan de Jérémy Mathieu

Aprovechando la coyuntura en Mestalla de la vuelta de Valverde y Aduriz con el Athletic de Bilbao, además de otra distracción en forma de presencia de un tipo tan mediático como el presidente de la corporación Wanda junto a Amadeo Salvo en el palco de honor, ojeadores del Bayern de Múnich se ‘colaron’ en el coliseo valencianista con la firme intención de seguir espiando al central galo Jérémy Mathieu, una de las piezas clave del Valencia de Juan Antonio Pizzi.

El interés no viene de nuevas, ya que el conjunto muniqués anduvo detrás de los servicios del zurdo valencianista el pasado verano. El propio Mathieu no escondió en su momento que el Bayern era uno de los pocos equipos a los que se marcharía en caso de abandonar la capital del Turia, un proyecto con el que poder conquistar todos los títulos en juego.

Pep Guardiola, actual técnico de los bávaros y un hombre que ya tenía en su agenda al galo cuando dirigía al Barça desde el banquillo del Camp Nou, está retrasando a Javi Martínez ante la falta de seguridad que le ofrecen jugadores como Dante o Boateng, los otros nombres que suelen ocupar el centro de la zaga de un gigante alemán que sólo parece tener alguna fisura en esa zona del equipo. Hay más gente a disposición del entrenador español, pero Van Buyten ya está cerca de la retirada y Badstuber está fuera por una lesión.

Así que los grandes de Europa no se han echado atrás en sus intenciones de seducir con los cantos de sirena de millones y Champions League a Mathieu, que renovó el pasado verano hasta 2017 pero que nunca ha cerrado la puerta a una operación beneficiosa para todas las partes. Se complicó la vida con su ‘rajada’ a principio de temporada, pero desde entonces es el mejor futbolista en defensa del Valencia. Un seguro de vida que brilla casi en cada actuación del equipo, demostrando unas condiciones físicas que le llevan a imponerse a la mayoría de delanteros a los que se mide.

Este domingo le sufrieron Aduriz y el resto de atacantes del Athletic de Bilbao, entre ellos un Susaeta que recibió la entrada que le costó al ex del Toulouse una tarjeta amarilla que acarrea una jornada de suspensión. El único borrón en la actuación de un hombre que mostró todas sus virtudes ante unos ojeadores alemanes que le disfrutaron ‘in situ’ desde el palco de Mestalla, ‘aprovechando’ los dos apagones que sufrió el recinto para pasar desapercibidos en su objetivo de seguir recabando la máxima información posible sobre uno de los nombres que más suenan en Alemania como posible refuerzo el próximo verano.

De cifras económicas todavía no se sabe nada, aunque en su momento se rumoreó una cantidad en torno a los 10 o 12 millones de euros. Veremos si esto no se queda corto en cuanto Mathieu mantenga su nivel de juego, el Valencia siga escalando posiciones en la tabla y superando rondas en la Europa League e incluso Deschamps se acuerde de él para el Mundial de Brasil 2014. De todas formas, parece seguro afirmar que el Bayern de Múnich tendrá mucha competencia, alguna ya filtrada en las últimas semanas como es el caso del multimillonario Mónaco, el Barça o el Arsenal de su compatriota Arsène Wenger.