La chispa adecuada

Intento comprender el día a día de mi club y lo cierto es que, a lo largo de estas últimas semanas, me está resultando mucho más sencillo de lo habitual. Por ejemplo, hacía tiempo que tenía ganas de que en nuestro banquillo se sentase un entrenador con hambre. Y también muchas ganas de tener un presidente con la firmeza que ha demostrado Amadeo Salvo hasta la actualidad.

Ha costado de lo lindo, pero además parece que (¡al fin!) empezamos también a tener un núcleo duro dentro del vestuario que sí que defiende los colores de nuestra camiseta. Ojo, también es cierto que seguimos teniendo indeseables ahí dentro, pero al menos -haciendo un rápido recuento- hay garantías de que tenemos entrenador, núcleo en el vestuario y presidente. Tres pilares fundamentales que a mi, al menos, sí me generan ilusión.

El puzzle que era el Valencia CF se empieza a unir. Pieza a pieza, va formando la silueta de nuevo de un gran club, serio y luchador, caracterizado por su garra y espíritu. Es para mi muy necesario que estos factores que os comento fluyan pues es la columna vertebral de un club de fútbol, si a estos tres factores le añadimos la afición entonces ya se convierte en pócima y la magia en un espacio breve de tiempo empezara a fluir, magia a la que hemos estado acostumbrados durante tantas y tantas noches en el estadio de Mestalla.

Hemos tenido amagos de ella en algunas citas no lejanas, pero -como siempre- al final no ha acabado de cuajar. A mi parecer, y si echamos la vista atrás, el único partido que recuerdo y que pueda calificarse de ’10’ en lo que respecta a la ‘magia’ en el ambiente es el choque que vivimos ante el Brujas en Mestalla. Un partido en el que todavía vivía mi etapa en las filas de la peña GolGran. De ahí, de esa romántica peña, nació la chispa para contagiar a todo un estadio y hacernos con el partido y con la victoria final.

Pues bien: hay que recuperar esa chispa. Si lo logramos, habremos conseguido hacer renacer de nuevo un club de fútbol con todas las piezas unidas, y habremos dado con la pócima mágica para acabar de salir de este gran bache que hemos padecido en la última década.

 

Paco Rausell (@pacorausell)

Curva Nord Mario Alberto Kempes