La etapa reina

El Valencia afronta en las próximas tres semanas la etapa reina de la temporada. De forma consecutiva, se va a medir a tres de sus más cualificados rivales por entrar en Europa. Sin apenas margen de error, el conjunto de Pizzi ha de recibir en Mestalla a Athletic y Villarreal, y entre medias ha de acudir a Anoeta para enfrentarse a la Real Sociedad. La desventaja en la clasificación obliga a los valencianistas a mejorar su puntuación a costa de unos rivales que han sido más regulares a lo largo del ejercicio. De la resolución de estos choques dependerá el porvenir competitivo. Si se sale bien parado, aumentarán las esperanzas en un entorno que sufrió un revés inesperado en Vallecas.

Para empezar, los leones de Valverde comparecen en Mestalla en un duelo de reminiscencias clásicas. Un Valencia-Athletic desprende el aroma inconfundible de los partidos de toda la vida y desempolva el recuerdo de  la rivalidad de antaño cuando ambos clubes solían deparar disputas enconadas pero deportivas en la Copa, por entonces un torneo de igual o superior relevancia a la Liga. La vuelta del “Txingurri” como entrenador visitante y la presencia de Adúriz en pleno estado de inspiración goleadora aumentan todavía más el interés.  Ambos han dejado una estela de admiración y respeto pese al escaso tiempo en el que estuvieron vinculados a la entidad valencianista.

La salida a San Sebastián se antoja a priori como la cita más exigente y complicada. Los números del Valencia en los desplazamientos y, sobre todo, sus registros goleadores no invitan al optimismo. Se trata de una de las principales asignaturas pendientes. De un tiempo a esta parte, además, el conjunto donostiarra se le atraganta al conjunto de Mestalla como ya se demostró en la primera vuelta, por no remontarnos a las dos derrotas sufrida en la pasada campaña que significaron la pérdida de la plaza de Champions.

La trilogía se cierra con el choque ante el Villarreal, considerado casi como más derbi que los enfrentamientos  contra el Levante, por la mayoría de los aficionados a quienes inquieta las andanzas  del submarino amarillo antes que las del club granota. La goleada sufrida en El Madrigal cuando la nave se hallaba en pleno hundimiento y el proyecto encabezado por Djukic se desmembraba, supone un acicate para un duelo siempre subido de revoluciones. Sin perder de vista lo que suceda en la Europa League, llega la hora de la verdad para el Valencia 13-14.

 

Paco Lloret (@pacolloret_)

Deportes7