La Feria de Abril empieza en La Fonteta con una semana de antelación

Baloncesto SevillaLa Feria de Abril empieza en La Fonteta con una semana de antelación

La Feria de Abril empieza en La Fonteta con una semana de antelación con la victoria del Baloncesto Sevilla 82-92 frente al Valencia Basket.

Hoy en La Fuente de San Luis más que un partido de baloncesto hemos visto un baile, una sevillana para ser exactos, el Baloncesto Sevilla a bailado con Valencia Basket y este como buen acompañante se ha dejado llevar en las cuatro partes que se compone esta danza.

En la primera parte de la danza se formaban las parejas, cinco por cada equipo, por el lado local lo hacían: Diot, Lucic, Rafa Martínez, Hamilton y Sikma; mientras que los andaluces ponían en la pista a: Hakanson, Nachbar, Balvin, Bamforth y Rodríguez. Los visitantes con la lección bien aprendida se ponen por delante en el marcador desde el primer momento llegando al final del mismo con una ventaja de cuatro puntos 18-22.

El segundo cuarto más de lo mismo, un Valencia Basket a remolque del Baloncesto Sevilla que seguía bailando y marcando los tempos como si de una sevillana se tratase. Los andaluces consiguen en este periodo otros 22 puntos, marchándose al vestuario con una ventaja de 7, 37-44.

02

Ataque del Baloncesto Sevilla

Durante el descanso un murmullo ha empezado a escucharse en la grada, los 7800 aficionados que se han dado cita en la mañana de hoy se temían lo peor, no estaba gustando lo que se había visto en los primeros 20 minutos de encuentro y la afición empezaba a cambiar las palmas por pitos.

En la segunda parte con un arbitraje un tanto extraño, todo sea dicho de paso, que parecían haber olvidado la norma de los “pasos” los colegiados Arteaga, Sánchez Montserrat y Sánchez; se han llevado mas de una pitada, pero hoy en La Fonteta la descoordinación ha sido de tal dimensión, que cuando el público más abucheaba a los árbitros y más los presionaban durante uno de los tiempos muertos, las mascotas del Valencia Basket callaban al público con el lanzamiento de camisetas promocionales.

Con todo ello el Valencia Basket en este periodo mostraba una ligera mejoría, no conseguían reducir la diferencia con su rival, pero estos no la aumentaban, finalizando el periodo con el resultado de 57-64.

04 Hamilton

Hamilton

La última parte de la sevillana, el último cuarto del partido, ha sido una lección de baloncesto por parte del Baloncesto Sevilla. El Valencia Basket ha jugado este último cuarto totalmente perdido, parecía que cada jugador hacia la guerra por su cuenta, Guillem Vives era eliminado al cometer su quinta falta personal y los andaluces llegaban a estar 16 puntos por delante de los taronjas. A falta de casi cinco minutos para la finalización del encuentro, los aficionados empezaban a abandonar el coliseo taronja con la decepción en sus rostros.

Bocina final y sonora pitada de la afición, más que por el resultado 82-92 por el juego desarrollado por el equipo, un equipo al que le ha podido la presión de ir por detrás en el marcador durante todo el encuentro.

En sala de prensa Pedro Martínez se auto proclamaba el máximo responsable de lo ocurrido y analizaba lo ocurrido manifestando que: “muy mal partido nuestro, hemos acusado mucho el inicio de partido que nos han cogido ventajas en el primer cuarto y eso nos ha obligado a ir por detrás y a nivel mental lo hemos llevado muy mal y hemos jugado con demasiada ansiedad, por ir por detrás en el marcador luchando pero con muy malas sensaciones“, “ellos nos han castigado mucho y han jugado francamente bien“, “hemos tenido algún momento en el tercer cuarto que podíamos haberle dado la vuelta al partido pero no hemos sido capaces“.

Para muchos nos ha resultado curioso ver como Lucic que salía de titular tan solo jugaba cuatro minutos, por ello a Pedro Martínez se le preguntaba si el jugador había tenido algún problema  y un “no” rotundo ha sido su respuesta.

Hoy hemos visto un Valencia Basket que difiere mucho de ese equipo que encadenaba victoria tras victoria, hoy tenemos la sensación que el equipo no está tan unido como como antaño, llámenlo ansiedad o llámenlo como quieran, pero algunos pensamos que a Pedro Martínez el vestuario se le está yendo de las manos y algo tendrá que hacer el entrenado para revertir esta situación, porque la afición ya está cambiando las palmas por los pitos.