La hora de Guaita… y de Jaume

Ocho partidos. Esa es la cifra de partidos que salvo recuperación milagrosa debería perderse el portero brasileño del Valencia CF llamado Diego Alves, cuya lesión sufrida en el día de ayer contra el Villarreal le tendrá cinco semanas en el dique seco.

Encuentros entre finales de marzo y prácticamente todo el mes de abril donde el Valencia se jugará sus opciones de entrar en Europa vía Liga española además de los cuartos de final de la Europa League, sin olvidar la ida de unas hipotéticas semifinales en caso de eliminar al Basilea.

Almería y Getafe esta semana, Basilea y Valladolid la próxima, luego tampoco podrá guardar la portería ‘ché’ contra el equipo suizo en la vuelta a disputar en Mestalla ni contra el Elche, además de perderse la visita a Pamplona y prácticamente seguro la ida de las semifinales de la Europa League que, en caso de que llegue el Valencia, comenzarían la última semana del mes de abril.

Sus ambiciones se centran en estar para esa cita, pero todo apunta a que hasta el choque en casa contra el Atlético de Madrid -27 de abril- no estará a disposición de Juan Antonio Pizzi.

VICENTE GUAITA DEBE DAR UN PASO AL FRENTE EN EL MOMENTO CLAVE DE LA TEMPORADA

La segunda lesión muscular de importancia en la temporada de Diego Alves, que obligará a los servicios médicos del Valencia a extremar las precauciones en lo que a adelantar plazos se refiere, le abre la puerta de la titularidad bajo palos al valenciano Vicente Guaita, que también termina contrato en el 2015.

La que fuera gran promesa en la portería valencianista tendrá la oportunidad de demostrar todo su talento, algo que Pizzi le ha negado casi desde su llegada al banquillo ‘ché’. El argentino tan sólo le colocó en el doble enfrentamiento contra el Atlético de Madrid en los octavos de final de la Copa del Rey, donde sus dos errores a balón parado condenaron al equipo.

Desde entonces, cero oportunidades hasta que anoche tuvo que reemplazar a su compañero. Se mostró sobrio y seguro en los balones aéreos, sin mucho que hacer en el gran disparo que Giovani dos Santos transformó en el 2-1.

Pero es a partir de ahora cuando todos los ojos del valencianismo se centrarán en su figura, clave para los intereses de un Valencia donde Diego Alves venía siendo uno de los mejores jugadores  en los últimos tiempos. Con paradas salvadoras y mucho liderazgo desde la portería, detalles que se le van a exigir al de Torrent en un mes clave.

Es momento para que la grada deje atrás el deseo del jugador de salir del club el pasado verano rumbo al Arsenal al no tener garantizada la titularidad, o alguna que otra ‘cantada’ como la protagonizada en el triunfo del Real Madrid por 2-3 el pasado mes de diciembre, con Nico Estévez en la banda. Justo en una jornada donde Diego Alves ‘montó un pollo’ en el vestuario a causa de su suplencia, sólo que sus paradas lo han dejado en el olvido.

Por ahí tiene la salida a todos sus problemas Guaita, de cuyo talento natural nunca se ha dudado y del que ahora toca echar mano para mantener las opciones tanto en la Liga española como en la Europa League.

JAUME ESPERARÁ EN LA SOMBRA SU GRAN OPORTUNIDAD CON EL PRIMER EQUIPO

Pero si en alguien repercute sobremanera la lesión de Diego Alves es en Jaume Domenech, portero titular del Valencia Mestalla que está realizando un temporadón en Segunda División B. El de Almenara, que ya ha ido convocado con el primer equipo en el pasado tanto en la Liga como en la Europa League, volverá a integrarse de lleno en la dinámica de partidos de los ‘mayores’ mientras el filial se juega la vida en la categoría.

Expulsado en el derbi de filiales contra el Levante B que ayer perdieron los de Nico Estévez por 2-0, Jaume seguirá siendo un clásico de los entrenamientos diarios a las órdenes de Pizzi pero ahora además entrará en las convocatorias mientras vuelve el arquero brasileño.

Los informes que manejan sobre él los responsables del primer equipo son excelentes, como las sensaciones que deja en casa sesión, así que la confianza es total en su figura en caso de que tenga que ayudar en el futuro inmediato.

Su ilusión, la de debutar con la camiseta del primer equipo del Valencia CF, estará más cerca, aunque Jaume mantiene la calma y sabe que su papel está detrás de Guaita. Mientras tanto, el Mestalla echará mucho de menos a su mejor hombre en un momento crucial de la temporada, alguien que seguirá buscando un sueño que si no se cumple ahora debería llegar la próxima campaña. Tendría que ser el resultado natural de brillar cada fin de semana en la Academia Gloval.