Las conversaciones con Caparrós continuarán a pesar de que el Levante no esté matemáticamente salvado

El pasado miércoles se abrió la veda. Manolo Salvador, Quico Catalán y Joaquín Caparrós se reunieron para hablar del futuro. Director deportivo, presidente y entrenador compartieron mesa y mantel  en una velada marcada por la renovación del utrerano. El primer paso para que el técnico siga en el banquillo de Orriols ya está dado.

Dicho cara a cara, sirvió para que ambas partes intercambiaran impresiones. Una primera toma de contacto para tratar el futuro  del técnico. Quizá no se trató de unas negociaciones propiamente dichas. Pero lo cierto es que Quico y Manolo conocieron de primera mano las intenciones del andaluz con respecto a continuar en el banquillo del Ciutat de València.

Club y entrenador terminaron la reunión con sensaciones positivas. Se produjo un acercamiento con el técnico por el que la dirección deportiva quiere seguir apostando de cara a la próxima temporada. Ahora hay que plasmar todas esas sensaciones en un contrato.

Tras la cita, presidente y técnico se emplazaron a seguir las conversaciones en los próximos días. Cabe destacar que no se marcó ninguna fecha determinada. Pero lo que parece claro, es que no va a hacer falta que el equipo consiga la ansiada cifra de 43 puntos para que se hable de la renovación de Caparrós. Después de la reunión del miércoles, las conversaciones se han detenido, al menos, por esta semana. La prioridad ahora es el envite contra el Villarreal.

Cabe destacar, que está previsto que próximamente también aparezca la figura del agente del entrenador. Juanma López, que a día de hoy está fuera de España.Pero cuando regrese, la renovación de Caparrós es uno de los temas prioritarios que hay encima de su mesa. Es probable que el agente entre en acción cuando el Levante logre el objetivo de la permanencia.

Foto: EFE