Las modificaciones en el contrato que la Fundación VCF quiere que Mériton apruebe

El análisis del cuarto borrador del contrato de compraventa por las acciones de la Fundación VCF a Peter Lim sigue con el tira y afloja. Nunca ha habido contrato definitivo porque, entre otros motivos, también los propios patronos esperan que Meriton acepte algunas de las peticiones que faltan por concretar.

Si bien Aurelio Martínez explicó este martes que todo pendía de “una cartita de dos líneas”, en referencia a las garantías por escrito que Bankia debe remitir al magnate singapurense, también existen apuntes y matices que la FVCF quiere incluir, bien en el contrato definitivo o bien a través de anexos al documento, y que la empresa Meriton debe comprometerse a cumplir.

Uno de los puntos que todavía no se han definido es aquel compromiso por parte de Lim de comprar las parcelas del antiguo Mestalla a cambio de 150 millones de euros si no conseguía venderlas pasados 24 meses. Según fuentes conocedoras de las negociaciones, Fundación y Mériton todavía no han definido totalmente ese compromiso. Los patronos no quieren que, ante la posibilidad de que la revalorización del suelo inmobiliario dispare el precio más allá de los 150 millones prometidos, Lim pudiese hacerse con los terrenos a precio de ganga.

Más matices: los 200 millones de euros que Peter Lim se comprometió a prestar al Valencia al 0%. Un movimiento celebrado en su momento pero que, con la legalidad en la mano, hubiese supuesto una fuente de problemas para el club y para el magnate con la Agencia Tributaria. Así, finalmente el compromiso acordado es de un préstamo de 105 millones de euros, con un interés que falta por concretar y que oscilará entre el 2% lineal de interés o un tipo de interés del Euribor (12 meses) + 1%.

La finalización del Nuevo Mestalla, uno de los veinte puntos que tanto FVCF como Valencia CF impusieron hace meses como condiciones indispensables que cualquier comprador debía cumplir para aspirar a la adquisición de la mayoría accionarial, también adquirió protagonismo en la reunión. Todavía se está vehiculando el método para llevar a cabo el reemprendimiento y finalización de las obras, pero al menos se ha establecido ya un calendario que fija la fecha de finalización del nuevo estadio para el año 2019, con el objetivo de estrenarlo en el año en que el Valencia CF cumpla cien años de existencia.

PUNTOS ‘DE CAJÓN’ QUE SE CUMPLIRÁN

La negociación entre Meritón y la Fundación ha vivido momentos de desacuerdo, como cuando los patronos retiraron con rapidez la indemnización de 200 millones en caso de abandonar el club antes de cinco años que el informe del jurista Mariano Durán recomendó incluir en el contrato final. Lim se negó en redondo y eso hizo peligrar la operación.

Los patronos creen que hay condiciones estipuladas ‘de cajón’, como aquellas que afectan a la pertenencia del Valencia a la capital del Turia, el mantenimiento de la simbología -escudo, colores del club, etc.-, la recapitalización deportiva del club -Lim se ha comprometido a invertir mucho dinero en fichajes-, cuidar al accionista minoritario, impulsar y mantener la sección de fútbol femenino y otros puntos importantes.

La FVCF cree que la empresa Meriton cumplirá sin ningún tipo de problema con estos requisitos, por lo que será suficiente que se incluyan en el acuerdo definitivo a través de anexos y no en el contrato final.

Foto: VLC NEWS