Lunes de reuniones para convocar el Patronato que ratifique a Peter Lim

Tras un fin de semana intenso, da comienzo la semana en la que el proceso de venta del Valencia al magnate Peter Lim puede adquirir de una vez velocidad de crucero. Las previsiones se cumplieron y el sábado hubo ‘fumata blanca’. Este lunes, dos reuniones están llamadas a desembocar en la convocatoria del Patronato de la Fundación VCF el próximo jueves, en la que Aurelio Martínez tiene previsto presentar su dimisión y los patronos ratificarán o no la oferta de Peter Lim como la mejor para el Valencia.

El pasado sábado, a última hora de la tarde se desbloquearon muchos de los condicionantes que paralizaban todavía la transacción. Con el sí de Peter Lim -el magnate se lo comunicó telefónicamente a Amadeo Salvo, y este lo puso en conocimiento de Aurelio Martínez-, la Fundación VCF y sus asesores legales ya pueden trabajar en el documento definitivo de compraventa del 70,4% accionarial. Finalmente, casi todas las recomendaciones realizadas por el jurista Mariano Durán han sido incluidas en el acuerdo definitivo a excepción de una, tal y como avanzó Valencia News el pasado viernes.

La altísima indemnización exigida por el decano del Ilustre Colegio de Abogados de Valencia al magnate en caso de faltar a su compromiso de permanencia de cinco años -superaba los 300 millones de euros– fue excesiva para la empresa Meriton. Lim concedió el resto de cambios, pero no aceptó semejante cantidad en concepto de penalización. Por contra, otros aspectos delicados como las garantías en la operación o el idioma en que se redacte el contrato fueron puntos en los que Meriton no tuvo problema en ceder.

DOS REUNIONES, UNA CONVOCATORIA

El lunes será día de ajetreo en los aledaños de la Plaza de la Afición. Dos reuniones están previstas, una de carácter privado y otra con mayor expectación. Los objetivos de ambas son en principio diferentes, pero las consecuencias confluirán: la convocatoria, a última hora de la tarde, de la reunión del Patronato de la Fundación VCF a celebrarse el próximo jueves por la tarde.

Esas son las expectativas y previsiones de los patronos. Como siempre, pueden estar sujetas a modificaciones o aplazamientos. A mediodía debe tener lugar un encuentro privado entre Amadeo Salvo y representantes de la Fundación VCF para explicar y aclarar cara a cara las condiciones finales del acuerdo de compraventa con Peter Lim. Ya por la tarde, el presidente informará a partir de las 17:00 horas a su consejo de administración –la otra hora que se baraja es a las 14:00 horas, con lo que comerían dentro de las oficinas en una reunión convocada de urgencia en la tarde del domingo.

En caso de que la Fundación llame a capítulo a los patronos finalmente -falta que se reciba en la Fundación el informe comparativo de Pricewaterhouse Coopers, también definido casi en su totalidad-, el cónclave del 26-J coincidirá practicamente en tiempo y forma con la finalización del aplazamiento de Bankia respecto al pago de los 230 millones de euros prestados al club en la última década. Un nuevo aplazamiento de un mes para que se remate la venta entra en las previsiones del banco, que espera pacientemente que la operación se concrete.

Las prisas en club y Fundación por vender son mucho mayores. Después de todo, al ‘problema’ del vencimiento con Bankia se le une la necesidad de equilibrar la tesorería del club a fecha de 30 de junio y abonar la segunda parte de las fichas a los futbolistas antes de final de mes. Sólo la inyección prevista de liquidez por parte de Lim -35 millones de euros en ‘cash’- evitaría problemas y turbulencias en el funcionamiento diario del club.

LA AMENAZA JUDICIAL DE ZOLOTAYA Y GRANELL

En la reunión con sus consejeros, Salvo también pondrá sobre el tapete los últimos movimientos del empresario José Granell, de la empresa Aedifica. Además de informar a su consejo del acuerdo aceptado por Lim el pasado sábado, el presidente explicará el contenido de los requerimientos enviados por Granell a los patronos en los que insta a la Fundación a abonar 70 millones de euros por el trabajo realizado en el proyecto Newcoval y por el daño patrimonial de no haberse ejecutado una obra con derechos intelectuales firmados en su día, cuando Manuel Llorente todavía presidía el club. En el club hay relativa tranquilidad, al estar en posesión de documentación que desacreditaría la reclamación del empresario.

Dado que el Valencia no está dispuesto a abonar los 70 millones a Aedifica, todas las soluciones sobre la mesa corren riesgo de conllevar un inevitable paso por los tribunales. Bien sea ignorar las reclamaciones de Granell -quien tiene un acuerdo con el grupo Zolotaya Zvezda para llevar a cabo el proyecto de explotación del Nuevo Mestalla en caso de que los rusos hubiesen resultado escogidos como compradores- o bien llevar a cabo un nuevo proyecto de explotación en el nuevo estadio que no tenga en cuenta el anterior pueden ser ambas fuente de problemas judiciales para el actual consejo de administración a corto plazo.

Foto: VLC NEWS