Mercado polémico en Mestalla

El mercado veraniego en Mestalla se inició con la contratación del joven portugués Joao Cancelo. Futbolista que estuvo cedido en el Valencia durante toda la pasada temporada. Los 15 millones de coste que tenía el jugador fueron el primer conato de polémica en el fichaje.

Semanas más tarde, el cuerpo técnico encabezado por Nuno Espírito Santo, se reunió con la dirección deportiva comandada por Rufete y con Amadeo Salvo. La finalidad de la cita no era otra que sentar las bases de la plantilla de cara al año que viene.

Tras la reunión, también se hizo oficial la compra en propiedad de Andre Gomes. El medio centro portugués firmó un contrato con el Valencia hasta el año 2020 con una cláusula prohibitiva de 150 millones de euros.

El siguiente paso del Valencia fue firmar a Rodrigo Caio, fichaje anunciado por el Sao Paulo brasileño y que desató la polémica en Mestalla. Una contratación que desconocía el que se supone que es el responsable del área deportiva, Rufete. El jugador de Jorge Mendes fue contratado por Peter Lim sin ni siquiera contar con la aprobación de Amadeo Salvo.

A la postre, Rodrigo Caio, medio centro defensivo que también puede cumplir la función de central, será nuevo futbolista del Valencia después de que el club de Mestalla depositara cerca de doce millones de euros más cuatro en variables en las arcas del cuadro brasileño.

El último fichaje en ser anunciado es el de Rodrigo Moreno. El ariete español firma con el Valencia hasta 2019 con una cláusula de rescisión de 50 millones de euros. La compra del exjugador del Benfica le ha costado al Valencia 30 millones de euros.