¿Paella, arroz tres delicias o cuscús?

Esto de que el Valencia se haya abonado a jugar a las nueve de la noche los domingos me está matando. Y, aunque ayer mereció mucho la pena quedarse hasta tarde porque el Valencia y el Athletic ofrecieron un gran espectáculo en Mestalla, el reparto de puntos sigue dejándome un sabor agridulce.

Estos horarios, además, me obligan a cocinar la columna a prisas y carreras si quiero tenerla lista cada lunes. Así que, para no llegar a las once de la noche con el documento de Word en blanco he decidido cambiar mi modus operandi. Como si fuera una buena paella, he ido preparándola poco a poco y, en el último momento, le he dado fuego fuerte para que se pegue y salga el ‘socarrat’, el arroz chino tres delicias o el cuscús, porque con este Valencia en venta uno nunca sabe.

El primer ingrediente que añadí esta semana más valenciano no pudo ser: me lo aportó Juan Martín Queralt. Puede que para los más jóvenes sea un desconocido, pero para los que tenemos una edad Juan es un auténtico maestro en esto del arroz valencianista. Catedrático de Derecho Financiero, fue el primer presidente de la Fundación –cuando ésta tenía su esencia intacta-. Gracias a sus enseñanzas y a su aliento, algunos románticos todavía creemos en la refinanciación como salida al entuerto en el que está el club.

Sin embargo, hasta los más utópicos somos conscientes de que ese cambio en la hoja de ruta es imposible y, ante la venta inminente -unos meses en la historia de este club no son nada- sólo queda desear que quien se lleve el Valencia sea un grupo que quiera mantenerlo como club, no sólo como negocio. Aún dándose esa circunstancia, cosa que no dudo, la sensación de pensar que el club puede escapársenos de las manos estará presente al menos hasta que las circunstancias nos demuestren lo contrario.

Si la receta fuera de paella, no hay duda, los siguientes ingredientes habrían sido el sofrito, las judías, el garrofó, el agua, el arroz… Vamos, lo de toda la vida, lo que nos enamora a los que vamos al campo: no dar un balón por perdido y plantarle cara a un gran equipo como es el Athlétic. O lo que hizo la entidad hasta hace poco en los despachos, pelear para que el banco alargara el plazo para saldar la deuda. Pero como vamos hacia un nuevo Valencia, andamos todos un poco perdidos y el que firma no es una excepción. Así, a medida que avanzaba la semana y las gestiones, los ingredientes fueron variando.

Según llames aquí o allá te dicen que hagas una receta u otra. Unos recomiendan que te especialices en cuscús con rissotto porque es un grupo inversor árabe encabezado por el mítico Carboni el que va a llevarse la puja; si miras hacia otro lado, te aconsejan que hagas cuscús pero del clásico, ya que según esas fuentes son otros árabes, esta vez encabezados por reconocidos profesionales valencianos, quienes se quedan con el restaurante. Si, por el contrario, observas al presidente Salvo y sus lisonjas al señor Jianlin (dueño de Wanda) poniendo luces rojas en Mestalla, el nombre de los jugadores en chino y cosas por el estilo, no dudas de que lo que toca es hacer arroz frito tres delicias para que, bien Wanda, o el últimamente olvidado señor Peter Lim, estén felices si se deciden a presentar su oferta…

No les canso porque, ¿saben qué? Por más vueltas que le demos, sea cual sea el origen del grano, aquí la esencia y el sabor lo ponen Pizzi y sus jugadores. No olvidemos que esto es un club de fútbol y, si ellos funcionan, todo fluye como ayer ante el Athletic… Dónde con una pizca de fuerza, la visión de Parejo, el acierto del renacido Alcácer y la verticalidad de Bernat y Feghouli, quedó un guiso de lo más apañado. Por desgracia el colegiado amargó con un penalti inexistente un plato que ya olía a cocina internacional para la temporada próxima.

Con todo, y para acabar con el tema culinario que nos ocupa, si me preguntan a mí qué me gusta más, no duden que la paella, pero ¿quién le puede decir no a un buen arroz tres delicias, un buen cuscús o un rissotto? Ya saben, cuando hay hambre no hay pan duro y, si estás de buen año como yo, pues más. Feliz semana.

 

David Torres (@DavidTorres1975)

Periodista de NOU Radio