Piatti acude al rescate: el argentino ya toca balón entrenándose en solitario

La imagen de la mañana de hoy martes en la Ciudad Deportiva de Paterna fue la de Pablo Piatti ejercitándose en solitario para volver cuanto antes de la lesión que sufrió hace diez días, en la previa de la visita al Sánchez Pizjuán.

Ya es una realidad que el técnico argentino está acusando sobremanera la ausencia de uno de los futbolistas más en forma de la plantilla valencianista, cuya baja está volviendo loco a un Pizzi que ha probado variantes tácticas para sobrevivir durante el mes y pico que los servicios médicos pronosticaron que estaría fuera.

Fede Cartabia ha sido titular contra Sevilla y Granada, despertando más dudas que certezas sobre su rendimiento en el césped, mientras que en el partido de la Europa League en Chipre frente al Dinamo de Kiev el preparador valencianista optó por un esquema con cuatro centrocampistas -Keita, Javi Fuego, Míchel y Parejo-, ninguno de ellos con perfil para la banda.

Bernat es el jugador que por características se asemeja más al caído Piatti, aunque con los problemas de un Gayà que todavía sigue tocado el cuerpo técnico no quiere prescindir del único lateral zurdo que figura en la primera plantilla. Pero Pizzi ya puede comenzar a respirar, una vez comprobado que el pequeño mediapunta argentino está acelerando el proceso de recuperación.

Este martes por la mañana saltó al campo de entrenamiento para trabajar en solitario junto a un fisio del Valencia, acudiendo a la jaula donde le esperaban conos y el balón, algo que no deja de llamar la atención cuando todavía deben quedarle unas tres semanas del plazo inicial previsto por los médicos.

Está claro que Piatti, titular indiscutible hasta la desafortunada lesión muscular en la previa de la visita a Sevilla, nota que el equipo le necesita y quiere volver para aportar cuanto antes. Conviene recordar que el pasado verano también se recuperó antes de tiempo de la lesión sufrida a finales de agosto, aguantando en el club cuando nadie le quería y ganándose finalmente el cariño de compañeros y grada de Mestalla.