Postiga decidirá esta semana si se opera o no de la espalda

El valencianista Hélder Postiga, cedido a la Lazio hasta el 30 de junio de 2014 con opción de compra, decidirá esta semana si pasa o no por quirófano para solventar la hernia discal que arrastra desde hace un par de meses.

La dolencia del jugador se ha traducido en otra serie de problemas musculares que le han impedido debutar con el conjunto romano, hasta el punto de que ni siquiera ha podido entrenarse con normalidad hasta la fecha. Una situación que tiene tremendamente enfadado al club que entrena Edoardo Reja.

PASAR POR QUIRÓFANO O SEGUIR CON EL TRATAMIENTO CONSERVADOR

La Lazio echó mano del médico del Bayern de Munich, el doctor Mühler-Wohlfhart, para llevar a cabo un tratamiento conservador respecto a la espalda del luso, que ha sido infiltrado en los últimos días para intentar que el dolor remita. Las inyecciones deben terminar esta misma semana, y Postiga ha aprovechado la coyuntura para fijar la fecha límite para tomar la decisión sobre su paso o no por quirófano. Esta semana deberá dar el paso.

Es la única posibilidad de que el ariete tenga alguna opción de estar en el Mundial de Brasil, aunque los plazos de recuperación estimados para intervenciones de ese tipo -ocho semanas- le harían reestablecerse a mediados de mayo, con las competiciones en Europa concluidas y las selecciones comenzando sus respectivas concentraciones previas al torneo. Los tiempos irían muy ajustados.

En caso de que Postiga decida operarse de la hernia discal que padece, el Valencia desplazará a uno de sus galenos -la otra opción es que el propio delantero vuele a la capital del Turia– para que se consensúe el procedimiento médico a seguir y el cirujano que intervenga al atacante.

Los servicios médicos del club blanquinegro, que llevan en comunicación permanente con Postiga desde que se marchó a Italia, se basan en casos previos de jugadores con dolencias similares y sostienen que el jugador también podría evitar la intervención y reestablecerse por completo siguiendo un tratamiento más conservador.

INDIGNACIÓN ROMANA Y UN CONTRATO COMPLICADO

El mayor perjudicado por una hipotética operación sería la Lazio, que se hizo cargo de la mitad de la ficha del portugués y se reservó una opción de compra en verano al ver en Postiga a uno de los recambios de Miroslav Klose. Sin embargo, hasta el momento su adquisición ha sido un ‘bluff’ por culpa de sus problemas físicos.

De hecho, el diario ‘Corriere della Sera’ informaba hace unas horas de la posibilidad de que el equipo romano decida rescindir el contrato de cesión con el Valencia por el futbolista, dado que su operación de hernia le dejaría fuera de combate hasta mediados de mayo y le impediría debutar siquiera en todo su periplo italiano. En el Valencia, por el momento, no se pronuncian y permanecen a la espera de la decisión del jugador.

Foto: EFE