Que ser cobarde no valga la pena

Ayer fue un mal día para el Valencia CF. Y no porque todo apunte a que Lim vaya a ser o no el nuevo dueño. Tampoco porque Salvo vaya a seguir o no como presidente. Desde ayer es un mal día porque el reloj de la cuenta atrás se ha puesto en marcha para la entidad de Mestalla.

Ayer el proceso de venta sufrió un revés duro. Y es duro porque está en juego la subsistencia del Valencia CF por encima de las personas. Lo que está en juego es el sentimiento. Y el 30 de junio (fecha marcada para realizar varios pagos de gran envergadura) está ahí, a la vuelta de la esquina.

El hecho de que el tal Granell en nombre de Aedifica, Habitat o del Santo Cáliz le pida 80 millones de euros al Valencia por un contrato del cual jamás llegó a ejecutarse una sóla línea y que tenga bloqueado el proceso de venta, me parece una golfada de tamaño sideral. Intolerable y que en un futuro (ahora lo más importante es resolver la viabilidad de la entidad) debe tener consecuencias en los tribunales.

Pero no dejo de hacerme dos preguntas. La primera: ¿es suficiente un mero requerimiento para que Peter Lim se eche atrás en la compra del Valencia CF? Y la segunda: ¿por qué Bankia Habitat-Aedifica-Newcoval no informa a Lay Hoon-Meritón-Peter Lim de la existencia de todo esto en ningún momento del proceso de negociación de la refinanciación de la deuda del club? ¿Quizá con la intención de reventar el proceso tras el acuerdo alcanzado por el patronato?

Angustia no saber en qué minuto de partido estamos. O sea, si Lim se ha mosqueado, si se espera a que esto se resuelva, si se pone una fecha límite… Sería muy de agradecer que Mériton (Lim, Lay Hoon o un comunicado público) arrojara luz para saber exactamente eso: en qué momento y ante qué escenario nos encontramos.

Sé que hoy lo fácil y lo popular sería tirar de descalificativos, y en algunos casos me lo pide el cuerpo. Pero creo que no conduce a nada. Me da que ahora el objetivo número uno debe ser garantizar la supervivencia del club. No debe haber otra cosa más que esa. Ahora es momento de centrarse en salvar al enfermo. Es hora de soluciones antes que de buscar culpables.

Y eso sí, una vez desbloqueado el tema, hay que buscar a los responsables -se llamen como se llamen y sean quienes sean- y demostrarles que jugar con el Valencia no sale gratis. Porque están jodiendo a la gente de la calle. Y bastante complicado es el día a día como para que la ilusión del fútbol te la vayan encima torpedeando.

Como dice el maestro Sabina en ‘Noches de boda’: “Que ser valiente no salga tan caro, que ser cobarde no valga la pena”.

 

Manolo Montalt (@ManoloMontalt)

Director de la Taula Esportiva (NOU Radio)