Romero lamenta la “guerra civil” y aboga por “empezar de cero” la venta del Valencia

Cuando apenas faltan unas horas para la votación de los patronos de la Fundación VCF respecto a la venta del paquete accionarial mayoritario del Valencia CF, siguen llegando reacciones respecto al clima de tensión que se vive en la capital del Turia en las horas previas.

Una de las voces que no se había pronunciado en los últimos meses es la de Juanma Romero, miembro del grupo Sempre Valencia -que presentó su proyecto para tomar el control de la sociedad en enero de 2013- y que expuso en el programa Deportes7 con Paco Lloret sus motivos para el pesimismo respecto a la votación: “Tal y como se ha planteado el proceso de venta, esto se ha convertido en una guerra civil gane quien gane. Hay distintos inversores con distintos intereses, con personas que traen inversor porque le van a poner de presidente o secretario deportivo. Esto no es bueno para el Valencia: demasiados intereses personales”, indicó.

POLÉMICA VOTACIÓN Y CONOCIMIENTO DE LAS OFERTAS

Romero denunció la opacidad del proceso a pocas horas de la votación: “¿Cuál es el problema de que los socios del Valencia sepan a fecha de hoy las cualidades de cada oferta? Ya está cerrado, ya no se puede ni sumar ni restar nada a las ofertas”, exclamó.

También quiso defender la honorabilidad de los patronos que votarán este sábado a las 10:00 horas en el Valencia Palace: “Me gustaría romper una lanza en favor de los veintidós patronos, incluido Amadeo Salvo si me apuras. Allí donde los profesionales de la Comisión no se han puesto de acuerdo, se pide que estas personas digan en una mañana cuál es la mejor oferta, en algunos casos bajo amenazas y presiones. Nos estamos volviendo locos”, insistó.

CREE QUE NO HABRÁ CONSENSO

“Creo que no se van a dar los votos necesarios”, dijo Romero, adherido al grupo que en los últimos meses trabajaba entre bambalinas para ofrecer una alternativa fuera del actual proceso de venta. Si la jornada del sábado termina sin ‘fumata blanca’, cree que Amadeo Salvo y Aurelio Martínez deben dimitir: “Ellos habían llegado para refinanciar, solucionar la asistencia financiera y mantener el nivel deportivo, y ninguna de las tres se ha cumplido. Sintiéndolo por las personas, creo que ambos se deben ir a casa”, recalcó.

Respecto a Salvo, comparó sus méritos para acceder al sillón presidencial con los de Fernando Gómez Colomer -quien se postuló para ello hace quince meses- y denunció que ha sido “puesto a dedo” en la presidencia, por lo que carece de “independencia” para ejercer su labor.

“Salvo ha hecho cosas buenas como presidente, pero cometió un error: cuando trajo a un inversor, no debió presentarlo en instalaciones del club y debió haber dejado su cargo ese día para no ser juez y parte. La impresión hoy de la masa silenciosa es que Salvo trae un inversor porque quiere perpetuarse en el cargo, no porque sea lo mejor para el Valencia”, agregó.

Romero sostuvo que la dimisión de ambos dirigentes no “encallaría” al Valencia “porque el club lleva años así. Hemos perdido el tiempo”.

BORRÓN Y CUENTA NUEVA

“Espero que el sábado no se decida nada, creo que se necesita más tiempo para reflexionar y volver a empezar. Empezar de cero. En Sempre Valencia advertíamos de la situación económica del club y de que no había más remedio que vender, pero siempre en un proceso de confidencialidad y exclusividad, en llegar a un acuerdo con pacto de recompra al tratarse de una situación transitoria”, dijo respecto al proceso de venta.

“Lo más conveniente es volver a empezar, aunque hemos perdido un tiempo importante. Esto ha acabado en guerra civil deportiva. Cuando te equivocas de camino, hay que ir marcha atrás y escoger el correcto”, agregó el asesor fiscal y auditor, que lamentó que los actuales aspirantes presenten “un desconocimiento del mundo del fútbol en España. Se necesita algo más que dinero”.

También dio su opinión respecto a la postura adoptada por Bankia: “Quiere que gane aquel que suponga lo mejor para el banco. Es una sociedad intervenida, que cotiza en Bolsa y con unos accionistas que pedirán explicaciones a su consejo de administración”.

“Cuando hay una deuda, evidentemente Bankia puede pignorar las acciones igual que puede ejecutar una hipoteca. A cualquier empresario de esta Comunitat le hubiese gustado un trato como el de Bankia al Valencia CF, ha sido exquisito en lo que respecta a la relación deudor-acreedor”, agregó.

Romero finalizó valorando las diferentes ofertas en base a la poca información de la que se dispone: “Me guío por lo deportivo: me encanta Subirats, me gusta Carboni, ojalá hubiese estado Fernando… No conozco quién está detrás de Lim o de Wanda en el plano deportivo. ¿Albelda? Todo lo que puedan aportar ex futbolistas será bueno”.

“A nivel personal no me gusta Lim, intentó comprar Milan, Liverpool… En el Valencia los grandes equipos nunca se han hecho a golpe de talonario. No conozco nada de Wanda. No me disgustan ni Cerberus ni los rusos, hay gente de prestigio detrás. Pero es susto o muerte…”, sentenció.

Foto: EFE