Rufete no quita ojo al filial mientras espera cerrar el fichaje de Vargas

El Valencia espera cerrar los escasos flecos pendientes del fichaje del ariete Eduardo Vargas, en calidad de cedido, esta misma semana. La incorporación del atacante chileno de 25 años se ha dilatado debido a la resistencia encontrada en la figura de Aurelio di Laurentiis, presidente del Nápoles, en concretar la cesión. Rufete, cuya figura ha sido clave en la operación, estuvo este domingo en El Clariano viendo en directo al filial junto a su equipo de colaboradores.

La dirección deportiva del Valencia CF ha ganado músculo en las últimas semanas. Si bien antes del parón navideño la única figura de peso era la de Francisco Joaquín Rufete, el manager general deportivo del Valencia se ha encargado de atraer a Paterna a figuras que, si bien ya tenían peso específico en la toma de decisiones en la parcela deportiva meses atrás, ahora pueden aportar sus ‘imputs’ en persona a cualquier asunto que se trate en la secretaría técnica.

Es el caso de Joan Salvans, hombre respetadísimo por Rufete y que es su mano derecha en infinidad de operaciones abiertas en las últimas semanas, desde ejercer de nexo de unión con jugadores interesantes en el mercado hasta tantear a algunos de esos futbolistas para conocer su predisposición en un momento en el que el periodo de fichajes está en plena ebullición. Su cargo oficial dentro del organigrama es el de director de captación, aunque también ejerce labores de director deportivo en el mercado asiático.

Salvans lleva en Valencia ya varias semanas -aunque su trabajo en el club arrancó el pasado verano– y estuvo este domingo acompañando a Rufete, al segundo entrenador del Valencia Manuel Suárez y al otro director deportivo, Roberto Fabián Ayala, en el choque que midió al filial valencianista con el Ontinyent. El cuarteto ocupó la fila trasera del palco de autoridades de El Clariano y no perdió detalle de las evoluciones del conjunto de Nico Estévez. El ‘Ratón’ apura sus días en la capital del Turia antes de regresar a Argentina a finales de mes.

Rufete tampoco quitó ojo de su teléfono móvil, porque lleva ya un par de días pendiente de recibir confirmación definitiva de que el fichaje del delantero chileno Eduardo Vargas está cerrado al 100%. El manager general deportivo, junto a Ayala, fueron claves en seducir al delantero internacional para dar marcha atrás en su pase al Santos y en aceptar la propuesta valencianista. Con todo acordado, en el club dan por hecha la cesión a falta de un par de detalles.

El más relevante, y en el que el responsable deportivo ha hecho mucha fuerza en las últimas horas, radica en convencer de una vez al propietario del Nápoles, Aurelio di Laurentiis, en que de luz verde a la operación. En el Valencia no ha habido nervios pese a las informaciones procedentes desde Italia y que apuntaban a la inclusión de Vargas en una posible negociación con el Rubin Kazan por M’Vila. Pese a la rumorología, en el club existe la certeza de que Pizzi podrá tener a su disposición al chileno esta misma semana.

El siguiente paso deberá darse en el apartado de salidas: el club tiene ya decidido que los atacantes Dorlan Pabón y Sergio Canales dejen el equipo antes del 31 de enero, con cesiones hasta final de temporada en ambos casos. La de Pabón deberá cumplir unas condiciones peculiares debido a que ya ha jugado con tres equipos diferentes en el mismo año natural, mientras que las opciones de Canales son múltiples y su entorno ya da por hecha su salida.