Salvador podría comenzar el verano con la plantilla prácticamente confeccionada

El Levante ocupa una posición cómoda en la clasificación. Con la salvación a tiro de piedra y la posibilidad de llegar a Europa, el director deportivo granota ha comenzado en pleno febrero a planificar el equipo de la próxima temporada. Un auténtico lujo que no se pueden permitir clubes de su ‘misma liga’. Manolo Salvador puede seducir a futuros fichajes con una quinta temporada en la élite del fútbol español.

A día de hoy, la plantilla del Levante cuenta con 24 futbolistas, de los cuales, cinco terminan contrato el año que viene: Nikos, Nagore, Pallardó, Sissoko y Ángel. Además, Baba Diawara, cedido por el Sevilla, también abandonaría Orriols en junio. Por otra parte, Nabil El Zhar y Pedro Ríos tienen contratos de una temporada más otra opcional supeditada a una serie de méritos pactados con el club. Si quitamos a estos ocho jugadores, el resultado de la resta daría que el club granota se quedaría con 16 fichas de cara a la próxima temporada.

De los futbolistas nombrados anteriormente, el Levante quiere renovar a dos: Nikos y El Zhar. En el supuesto de que las negociaciones lleguen a buen puerto, un hecho bastante probable, Manolo Salvador confiaría en el lateral y el extremo de cara al año que viene. Ya son dos fichas más, 18.

Por su parte, Nagore y Sissoko firmaron en invierno un contrato de cinco meses, hasta el próximo junio. El Levante pactó con ambos reunirse a final de temporada para decidir que hacer con su futuro, que por otra parte dependerá de su rendimiento en los envites venideros. Si finalmente deciden no renovar al lateral madrileño, volvería Iván López que actualmente está cedido en el Girona. El canterano ocuparía el lateral diestro junto a Pedro López y un improvisado Vyntra.

Una situación parecida es la que tiene Momo Sissoko. Futbolista que debido a su trayectoria y por la confianza que le está dando Caparrós, jugó en el último partido por delante de centrocampistas como Sérgio o Pallardó, cuenta con papeletas para quedarse. Independientemente de la situación del ‘stopper’ de Mali, el Levante cuenta con Víctor Camarasa: un valor en alza que ya ha disputado varios partidos en la máxima competición. Al tener ficha filial, podría ir a caballo entre el primer equipo y el Levante B. Haciendo un recuento, el conjunto valenciano ya tendría 20 fichas en su plantilla.

Si atendemos a la confianza que el técnico utrerano está teniendo en futbolistas como Pallardó, Ángel o Pedro Ríos, lo más normal es pensar que el año que viene buscarán otros destinos. También es complicada la continuidad de Babá, cedido por el Sevilla. Unos huecos que serían cubiertos por dos futbolistas cedidos: Roger y Morales. Recluyendo a los dos canteranos, la cifra ascendería hasta las 22 fichas en la plantilla.

Así pues, máximo responsable de la secretaría técnica necesitaría a tres futbolistas para completar el equipo: un lateral izquierdo que complemente a Nikos, un medio centro y un delantero que complemente a Barral y Roger. No hay que descartar las salidas de futbolistas como Pape Diop o Keylor Navas. Ambos, cuentan con muchas posibilidades de salir el próximo verano. Un hecho, que como es obvio, trastocaría los planes del Levante.