Salvo busca ayuda externa para rentabilizar la ‘marca VCF’

Amadeo Salvo, acompañado del consejero Manuel Peris, llevó a cabo el pasado lunes una visita relámpago a tierras parisinas, según adelantó ayer la Cadena Cope. Allí mantuvo una reunión en las oficinas de Sportfive, una de las mayores empresas a nivel mundial en el ámbito del marketing deportivo.

Sportfive es una multinacional con más de 25 años de experiencia y presente en numerosos países de Europa y Asia. Su principal cometido es dedicarse a la consultoría, gestión de derechos televisivos y marketing de los clubes. Su importancia en la Bundesliga como propietaria de los derechos de imagen de equipos punteros -como el Borussia de Dortmund, Bayer Leverkusen o el Hamburgo– está fuera de toda duda. Algo similar ocurre en Francia, en otros países del Este de Europa y también en otros deportes más allá del fútbol, como el balonmano, deportes de invierno o de motor.

Esta empresa, con más de 500 empleados en todo el mundo y que se maneja en 20 idiomas distintos, incluye como parte de sus puntos fuertes un servicio integral para la explotación comercial de los estadios de fútbol. Una solución que podría venirle como anillo al dedo a las aspiraciones de Salvo de reactivar el movimiento en torno al Nuevo Mestalla: esta empresa, con sede en Suiza, gestiona todo el proceso de diseño, zonas comerciales, derechos de marketing, ‘naming’ del edificio, servicios especiales para VIPs… De hecho, su mejor aval es que gran parte de los estadios remodelados en Alemania con motivo del Mundial de 2006 llevan su sello.

Desde su aterrizaje en el club, Amadeo Salvo ha insistido en numerosas ocasiones en dos puntos clave de su proyecto: atraer a los patrocinadores más potentes hacia la ‘marca VCF’, y lograr que contribuyan a la reactivación y finalización de las obras del Nuevo Mestalla. En ese sentido, el nuevo consejo no pierde el tiempo y se ha puesto en acción desde los primeros días.

Sin embargo, los contínuos viajes y compromisos en los que el presidente está inmerso no le restan ni un ápice de tiempo para otros menesteres, como la remodelación de la estructura de la entidad. Ayer, el presidente tuvo espacio en su agenda para despachar a Jorge Candel como jefe de los servicios médicos y comunicar a dos de los ejecutivos nombrados por Manuel Llorente hace dos años que no cuenta con ellos para su proyecto.

Luego, el presidente y el consejo departieron con la alcaldesa Rita Barberá en el consistorio valenciano, donde Salvo aprovechó para mandar un mensaje a navegantes«el Valencia no es un club que está de saldo»– y mandar una carga de profundidad al ex presidente, al que acusó de filtrar «informaciones malintencionadas para hacer daño al Valencia CF».

Ir arriba