Sao Paulo y Santos tienen en su mano la posibilidad de darle a Pizzi un segundo refuerzo en la delantera

El mercado de invierno se va agotando, solo resta una semana, y el Valencia no consigue dar salida a los transferibles Canales y Pabón. Lo del primero está complicado, pero el caso del colombiano parece más sencillo toda vez que Sao Paulo y Santos van muy en serio, y el que se lo lleve liberará del salario del colombiano a un Valencia que entonces ya podrá plantearse darle a Pizzi otro ansiado refuerzo para el ataque ‘ché’.

El propio Valencia reconoció este jueves, por primera vez desde que puso a Pabón en el escaparate, que su agente estuvo en las oficinas de Rufete para presentar dos ofertas procedentes de Brasil. Concretamente se trata de dos propuestas del Sao Paulo y el Santos, éste último uno de los equipos que más cerca estaba de firmar a Eduardo Vargas antes de que el Valencia se metiese por medio, que convencen al futbolista colombiano y que están a la espera del visto bueno valencianista.

El club de Mestalla contempla tanto una cesión por seis meses como un traspaso, en sintonía con el fondo de inversión Doyen Sports que el pasado verano participó del fichaje de Pabón por el Valencia. Desde Brasil se asegura que la entidad que preside Amadeo Salvo está buscando comprador antes que un equipo que se lo lleve a préstamo, pero de momento los dos conjuntos brasileños sólo ofrecen la posibilidad de liberar al Valencia de la alta ficha del atacante ‘cafetero’.

Un asunto que no es baladí, más si tenemos en cuenta que la posibilidad de que algún club de España pague dinero por fichar a Sergio Canales parece desvanecerse con el paso de las horas, así que la posibilidad de desprenderse de Pabón parece la más realista para un Valencia que invertiría lo ahorrado en su salario en la figura del segundo atacante con un “perfil más goleador” con el que sueña Pizzi.

Como por ejemplo Iago Aspas, pese a las reticencias del Valencia para aceptar las primeras condiciones que propuso el Liverpool, aunque hay varios delanteros en el mercado que se ajustan a lo que busca la dirección deportiva blanquinegra, confiada en poder traer cedido a un futbolista pagando tan solo su ficha hasta el 30 de junio.

Una operación que ahora mismo parece quedar en manos de lo que suceda en los próximos días con un Dorlan Pabón que ya ha mostrado privadamente sus ganas por recalar en la liga brasileña, donde aspira a tener los minutos que se le niegan aquí y que le alejan del Mundial del próximo verano enrolado en las filas de una selección de Colombia que ahora, tras la lesión de Falcao, parece estar más necesitada que nunca de un delantero con olfato goleador.

Si el ex del Betis y Monterrey sale cedido, o traspasado, se le abrirá una pequeña ventana a Rufete, Ayala y Salvans para buscar un refuerzo de última hora en el mercado de enero. En caso contrario, éstos dan casi por imposible cumplir los deseos de su entrenador con unas cuentas en números rojos y encima sin tener el respaldo del nuevo dueño, una demora por parte de Bankia que ha echado por tierra las esperanzas valencianistas para este mes de entradas y salidas.