Seis semanas de baja dejan a Marco Reus sin Mundial

La selección alemana de fútbol vivió este viernes una agridulce goleada (6-1) ante Armenia en el último amistoso previo al Mundial de Brasil 2014 celebrado en el Coface Arena de Mainz (Alemania), ya que el delantero del Borussia Dortmund Marco Reus se retiró lesionado del tobillo izquierdo en la primera mitad con evidentes gestos de dolor.

Una primera mitad para olvidar por la falta de acierto de cara al gol tuvo el desagradable desenlace para los de Joachim Löw de la lesión de una de sus piezas clave en ataque. El ariete del Dortmund se fue al suelo en una disputa con Yedigaryan en la que pareció doblarse el tobillo. Con claros gestos de dolor, el delantero alemán salió del campo sin poder apoyar el pie izquierdo.

Horas después y tras las pertinentes pruebas, se confirmó la mala noticia: el jugador parece una rotura parcial de ligamentos en el tobillo, lo que le obligará a estar entre seis y siete semanas de baja. Marco Reus, una de las grandes estrellas del combinado teutón, se pierde la cita mundialista.

Con el varapalo, en aquel momento por confirmar de manera definitiva, el duelo llegó al descanso, tras una primera mitad en la que los de Loew tuvieron numerosas ocasiones para abrir el marcador. Sin dejarse contagiar por la lesión de su compañero, Alemania saltó con fuerza en la segunda parte y se despachó a gusto contra su flojo rival.

Schuerrle abrió la lata y, a pesar de que Mkhitaryan empató el partido de penalti en el 70′, en los 20 minutos restantes Alemania pasó por encima de su rival evitando fantasmas de falta de efectividad. Podolski, que entró por el lesionado Reus a gran nivel, Hoewedes, Goetze (por partida doble) y Klose se encargaron de lanzar a los alemanes a base de goles antes de viajar a Brasil.

Con su tanto, Klose, apunto de cumplir 36 años, se convirtió en el máximo goleador histórico de Alemania, sumando la cifra de 69 para batir los 68 Gerd Mueller, vigentes desde 1974.

Foto: Getty