Si no es mucho pedir…

Ahora que ha acabado el proceso de venta y la Liga, y el Valencia ya va camino de tener propietario, me gustaría expresar ciertas esperanzas alrededor de lo que debe ser el nuevo Valencia de la mano de Peter Lim.

Así que, si no es mucho pedir, deseo un pronto acuerdo entre Bankia y Lim para la resolución de la deuda. De lo contrario, de poco o nada habrá servido la celebrada -y pienso que muy meritoria– unanimidaddel sábado.

Ese duelo Lim-Bankia es el primer “match-ball” al que tiene que hacer frente el empresario de Singapur. Y es la madre del cordero. Porque si hay acuerdo, el proyecto Lim comenzará a desarrollarse más rápidamente. De lo contrario, el banco puede ahogar al club y seríadramático. La gente merece comenzar a llevarse alegrías.

Si no es mucho pedir, me gustaría que no hubiera revanchismosNi vencedores, ni vencidos. Que el ganador sea el Valencia. Que hubiera un tiempo prudencial para calibrar los nuevos pasos del proyecto. Y también me gustaría que jamás se volviera a confundir una opinión crítica con una opinión “anti” o con una opinión interesada. Que no todos los critican son antivalencianistas, ni que todos los que alaban sienten a fuego el escudo. Y ya rizando el rizo, me gustaría que se rebajara la tensión en la próxima asamblea informativa en Mestalla.

Si no es mucho pedir, me gustaría que ahora que parece que llegan ‘los dineros’, no se perdieran las señas de identidad. Que los futbolistas comprometidos y con ganas de crecer han funcionado siempre mejor aquí que las estrellas consagradas. Que un Bernat, un Gayá o un Alcácer de vez en cuando son muy bienvenidos a pesar de que en el nuevo panorama haya portugueses o argentinos de muy corta edadque parece que vayan a tener acceso prioritario a la primera plantillaantes que los futbolistas que surjan de Paterna.

Y si no es mucho pedir, me gustaría que nadie quiera dejar de ser el Valencia. Que no se quiera tener la histeria de ganar todo, todos los años y que se quiera comenzar a ganar en el minuto quince del primer amistoso que se juegue. Eso es una idea peligrosa y equivocada. Por mucho dinero que haya, a los proyectos les hace falta tiempo y sería un craso error pensar que con el dinero van a llegar ipso facto los títulos. Si algo le ‘ponía’ a los aficionados valencianistas en las dos ligas de Benítez, era salir victoriosos ante ejércitos más poderosos y con todo en contra.

Los proyectos son otra cosa. Es urgente y obligatorio que haya una mejoría tras el desastre de temporada que se ha tenido que tragar la afición. Pero que nadie quiera ganar la Liga en enero, y la Copa en febrero. La mejor noticia es que el equipo vuelva a competir, y con el tiempo una cosa llevará a la otra: que le pregunten, si no, a Simeone y a su Atleti.

Si no es mucho pedir, me gustaría que la gente, el valencianismo, sea feliz. Que vuelvan a divertirse en el estadio viendo ganar a su equipo, y que por encima de verle ganar, se sientan orgullosos por tener futbolistas que honran la camiseta que visten.

Y hablando de la camiseta que visten o van a vestir, me gustaría queAdidas hiciera un diseño bonito, y sobre todo que hubiera un buen sponsor en la camiseta que le reportara un buen dinero al club. Porquecuantos más beneficios sea capaz de generar la entidad, mejor para todos.

Así que, si no es mucho pedir, espero más fútbol y menos despachos. Más calma y menos turbulencias. Más ilusión y menos crispación.

Eso sí, si no es mucho pedir…

 

Manolo Montalt (@ManoloMontalt)

Director de La Taula Esportiva (NOU Radio)