Valencia y Fundación tardan en acordar el pago de la ‘minuta’ de Pricewaterouse Coopers

La firma en el contrato por el cual la consultora Pricewaterhouse Coopers será el representante y asesor legal de Valencia y Fundación en la etapa final de la venta del club se ha topado con un problema habitual en este tipo de operaciones. ¿Quién paga la fiesta? ¿Qué porcentaje corresponde a la Fundación y cuál al club? Pese a que la semana pasada se definió y perfiló el contrato con la consultora, la reunión del Patronato de la Fundación este lunes debía servir para asignar las cantidades a abonar por cada una de las partes.

No obstante, la reunión acabó sin acuerdo en ese sentido. Está previsto, eso sí, que se alcance un entendimiento en las próximas horas. La Fundación sostiene que debe pagar mucho menos que el club al haber sido Amadeo Salvo el que solicitó la intervención de “una firma de prestigio internacional” para “defender los intereses del Valencia”. En el club, del mismo modo, creen que la Fundación VCF va a verse beneficiada por la intervención de PwC y quieren que pague su parte correspondiente de la factura.

Ninguna de las fuentes consultadas creen que vaya a haber problemas en este asunto. La ‘minuta’ de la consultora permanece en secreto, pero operaciones e intervenciones de un calibre similar se estiman entre los 130.000 y los 150.000 euros.

PATRONATO SIN TENSIONES

La reunión de este lunes, sin ser una balsa de aceite, apenas guardó relación con la del pasado mes de febrero. Dos de los que tuvieron sus más y sus menos en aquella cita, Amadeo Salvo y Mateu Castella, apenas mantuvieron roces esta vez. Todos los patronos asumen que el proceso ha entrado al fin en una fase irreversible en la que comisión gestora, con Salvador Martínez e Isidro López como representantes de club y Fundación, está guardando una confidencialidad celosa y sin fisuras.

Eso no fue óbice, no obstante, para que alguna de las partes representada en la reunión tratase de orientar el proceso hacia su favor a la hora de aprobar o no las ofertas vinculantes que lleguen a la comisión gestora. Un asunto del que rápidamente se optó por no debatir en el Patronato, ya que se considera que las bases sentadas hace un par de semanas son lo suficientemente diáfanas e imposibles de modificar.

EN EL CLUB SE ASUME QUE EL CAMBIO DE MANOS SE HARÁ A FINAL DE TEMPORADA

Las circunstancias, los continuos retrasos y la sucesión de piedras en el camino que se han hallado en el proceso han acabado confluyendo para que, a fecha de hoy, se hable sin tapujos en las oficinas de la entidad de final de temporada como momento en que se producirá el cambio de manos.

Una vez se alcance el 1 de abril, al Patronato de la Fundación VCF llegarán las ofertas vinculantes más solventes seleccionadas por la comisión gestora -en la que hay cuatro votos de los cuales tres serían suficientes para aprobar cualquier oferta seria recibida- para que se tome la decisión final. El periodo para la elección definitiva nunca superaría las tres semanas, lo que situaría el nombramiento público del comprador del Valencia a finales de abril. Es más, se pretende que la decisión definitiva se tome con relativa rapidez y se acorten los plazos.

Posteriormente, hay una Junta General Extraordinaria de Accionistas que convocar con un mínimo de un mes de antelación. Fuentes del Valencia descartan que dicha reunión de los socios se convoque con el proceso de venta abierto todavía. Se hará cuando se defina al comprador. Y eso sitúa la Junta a mediados o finales de mayo, en las previsiones más optimistas, o principios de junio si el proceso se dilata un poco más. Pese lo que pase, por lo tanto, el Valencia alcanzará el final de temporada a nivel deportivo con Amadeo Salvo y su consejo de administración al frente de la entidad siempre y cuando no haya un nuevo giro inesperado en el proceso.

Foto: VLC NEWS