Víctor Casadesús: “No llevo diez años en Primera por caerle bien al entrenador”

Tras dos meses vistiendo la elástica granota, Víctor Casadesús ya está totalmente asentado en Levante. El atacante balear es un fijo en el once titular de Joaquín Caparrós. En los últimos encuentros, se ha visto la mejor versión del media punta. Después de su adaptación, VLC NEWS ha querido hablar con un Víctor Casadesús alegre, contento de jugar en Orriols con el Levante. La relación con el técnico, su fichaje por el club valenciano o la bienvenida que le dio el vestuario, el atacante repasa sus primeros meses en la Ciudad del Turia.

Después de dos meses en Valencia, ¿cómo se encuentra Víctor Casadesús en el Levante?

Muy contento, jugando cada vez más cómodo, pero llegas a un equipo nuevo y necesitas esa pequeña adaptación. A mi también me ha costado un poquito, pero en los últimos partidos se me ha visto más suelto, pidiendo más el balón, con más confianza y poco a poco mucho mejor.

¿Siente uno miedo de dejar su casa, su equipo y embarcarse en un  proyecto nuevo?

A lo mejor inconscientemente, fue todo muy rápido, no tuve ese tiempo de pensarlo, en verano igual, sabes que te tienes que marchar del Mallorca, igual lo asimilas más. Pero esta vez todo se hizo muy rápido, en dos o tres días y fue todo de repente. Pero yo vine encantado, le insistí mucho al Mallorca para que me dejaran venir. Encantado y super contento de estar aquí, miedo no. Quizá un poquito de presión de que no conoces a la gente y te tienes que adaptar, pero miedo no.

Quedan siete partidos, siete finales para Víctor, es una buena oportunidad para convencer definitivamente a la afición…

Yo sobre todo,  quiero convencer a mis compañeros, al club y al entrenador. Ellos son los que apuestan y están conmigo cada día. Sí que es verdad que quiero que la gente esté contenta conmigo. Y creo que con trabajo, porque creo que trabajar, trabajo como el que más. Y claro que quiero que me salgan las cosas bien y la gente esté contenta conmigo. Pero bueno, yo lo que me pida el entrenador: correr, luchar y pelear.

¿Por qué todos los entrenadores hablan bien de Víctor Casadesús?

No soy yo el que lo tiene que decir, llevo bastantes años y por donde he pasado la gente está contenta, habla bien de mí…La verdad es que, unos más y otros menos, siempre han hablado bien de mí y es algo bonito. Estoy contento de que la gente hable bien de mi pero, tanto como jugador como persona. Para mí eso es muy bueno.

Convencer a un entrenador como Caparrós, supongo que será tan difícil como conquistar a la chica guapa de la clase…

(Risas) La verdad que aquí se habla muchísimo de mi buena relación con Caparrós y de lo bien que me llevo con él. A ver, yo no me llevo mal con él, pero no pasa de lo futbolístico. A parte de ese trabajo, de los partidos, yo no tengo más relación que esa. Es el entrenador que más ha confiado en mí y es él el que ha querido que venga al Levante. Yo creo que futbolísticamente le aporto cosas que le gustan y por eso ha querido que este yo aquí. Yo no he hecho nada más que intentar hacerlo lo mejor posible dentro del campo.

Casadesús llegó al Levante de la mano de Caparrós pero por su fútbol…

Yo siempre lo digo, llevo ya casi diez años jugando. He estado algunos años jugando en Segunda cedido, pero estando en primera ya llevo mucho tiempo. Y si pasa eso es porque algo estás haciendo bien. Uno no está diez años jugando en Primera División por enchufe o porque le caiga bien al entrenador. Luego es verdad, yo lo intento hacer lo mejor posible.

Tras mucho tiempo en Mallorca, hace las maletas, coge a su perro y se viene a Orriols

(Risas) Estoy solo con el perrito. A ver costarme no, es cierto que uno está muy bien en casa. Yo estaba en Mallorca, en el equipo de la ciudad, jugando, cerca de mi gente, la familia, los amigos…Pero yo sé a lo que me dedico. Se queman etapas y yo creo que la mía ahí había terminado. Tuve la suerte de tener varios destinos, y decidí venir aquí a Valencia y no me arrepiento para nada.

¿El vestuario ayuda a esa adaptación?

Todo el mundo sabe el buen rollo que tenemos, el buen ambiente y eso está haciendo que el equipo esté donde está. A falta de siete jornadas salvados, el grupo también lo dije desde el primer día, es fenomenal.

¿Alguna novatada de bienvenida?

No, no (risas). Bueno tuvimos una cena, te hacen hablar al grupo pero nada más. Nada que no haya en otros sitios, pero es lo normal. No era solo  yo el nuevo, me toco decir cuatro palabras pero bueno, para el grupo, para que siga haciéndose fuerte.

Su currículum futbolístico dice que jamás le han mostrado una roja directa antes de llegar al Levante. Estas dos últimas expulsiones, ¿le han llegado a afectar?

No me ha afectado tanto, como me pudiera haber afectado. El equipo, en los dos partidos que me expulsaron, puntuó, en uno conseguimos una victoria y en el otro al final empatamos. Me hubiera afectado si el día de Osasuna que íbamos ganando dos a cero pues te terminan expulsando. Me hubiera sabido super mal, por el equipo, los compañeros, la gente. Sí que es verdad que me ha sabido mal. En diez años que llevo nunca me habían expulsado por roja directa y aquí ya me han expulsado dos veces. Pero eso se ha acabado, yo rojas no veo más.

Una vez salvados, ¿Qué se le puede ofrecer a la afición?

Que para el Levante estar ha falta de siete jornadas ‘salvados’, porque salvados aun no estamos, es un lujo. Pero es un lujo no sólo para el Levante, para muchos equipos de Primera División, mantener la categoría es una barbaridad. Yo lo he vivido en Mallorca, nos tocó bajar después de 16 años. Hay que disfrutarlo tiene que saber que hay que trabajar mucho para que se repita. Igual podemos hacer un mejor fútbol. Más abierto, con más pases y que disfruten del momento.

Foto: Patricia Asencio/ Levante UD