Vinícius Araújo sufre la exigencia física de Richino en la vuelta a los entrenamientos del Valencia CF

Dos días de descanso tras la balsámica goleada contra el Betis, nueva oportunidad para volver a comprobar las evoluciones en el campo de entrenamiento de recién llegados como Vinícius Araújo. Precisamente, es el brasileño el que más está acusando los rigores físicos del preparador Alejandro Richino.

El delantero que ha traído el Valencia CF para aportar potencial goleador ya llegó con carencias en lo que a puesta a punto se refiere, dado que los últimos meses ha estado sin competir con el campeonato finalizado en su país. Las últimas semanas había comenzado una pequeña pretemporada que ha retomado al ponerse bajo las órdenes de Pizzi y Richino, algo que no le impidió ir convocado contra el Betis pero que todavía le tiene un poco por debajo del ritmo de sus compañeros.

Algo así como lo que dijo Pizzi en sala de prensa para justificar la ausencia de Keita el pasado fin de semana se puede aplicar a Vinícius, que este martes ostentó un cansancio muy visible en la recta final de una sesión eminentemente física en la Ciudad Deportiva de Paterna. Y lo cierto es que no tiene demasiado tiempo para subir el tono y justificar los 3,5 millones de euros desembolsados por la mitad de sus derechos, sintiendo además la presión de dos futbolistas en forma como Paco Alcácer y Vargas que le cierran de momento el paso en el frente de ataque ‘ché’.

LOS CANTERANOS JAUME Y CEDRIC HAN PARTICIPADO DEL ENTRENAMIENTO CON EL PRIMER EQUIPO

Han sido las dos caras nuevas, la de Jaume más habitual que la de una perla africana como Cedric. El mediapunta, que acaba de superar una lesión que le ha tenido más de un mes apartado del Valencia Mestalla, sigue siendo una de las joyas más preciadas de la Academia Gloval, demostrando maneras en los breves instantes que el cuerpo técnico ha permitido trabajo con balón.

En cuanto a Jaume, ni Rufete ni Pizzi se atreven a esconder que el de Almenara es uno de los canteranos que más cerca tiene convertirse en un miembro fijo del primer equipo de cara a la próxima temporada. Ochotorena está encantado con sus prestaciones siempre que sube a ejercitarse con los ‘mayores’, y al igual que le ha pasado a Gayà no debería tardar mucho en abandonar el filial para ocupar un lugar en la primera plantilla valencianista.

La baja ya conocida fue la de Oriol Romeu, operado satisfactoriamente en la tarde de ayer de la rotura del menisco interno de la rodilla derecha. Hasta dentro de un mes el Valencia CF tendrá que acostumbrarse a la ausencia de uno de los futbolistas más en forma de los últimos tiempos.