“Las secuelas de la crisis tardarán en desaparecer”

El presidente del Banco Santander, Emilio Botín, ha vaticinado este jueves que la recuperación de la economía española cobrará “fuerza” este año de “forma gradual”, si bien ha advertido de que las “secuelas de la crisis”, como la elevada tasa de paro, tardarán en desaparecer. Por ello, ha instado a avanzar en las reformas pendientes para volver a un crecimiento “satisfactorio”.

“Que la recuperación se consolide no significa un retorno a la normalidad si por normalidad se entiende la etapa que vivimos en los años que precedieron a la crisis”, avisó Botín durante la rueda de prensa para presentar los resultados anuales de Banco Santander. El banquero se mostró”cauto”, a pesar de subrayar que España “está en el buen camino”. “Hay un cambio de ciclo clarísimo”, argumentó.

Botín estimó que el PIB se incrementará “algo más” de un 1% este año, en la línea de las previsiones del Gobierno, y certificó que España ha dejado de ser “definitivamente el foco de la crisis” para convertirse en “un ejemplo” por las reformas emprendidas, puesto que “ya han empezado a dar sus frutos”.

En este sentido, puso en valor que la reforma laboral está permitiendo un “mejor comportamiento” del mercado de trabajo y consideró que el sector privado también ha dado muestras de flexibilidad. Por ello, destacó el “creciente interés” de los inversores internacionales por España.

Objetivo: reducir el paro

“Estoy seguro de que el desempleo mejorará paulatinamente a medida que se consolide la recuperación”, auguró, después de marcar como “objetivo” reducir la elevada tasa de paro. También abogó por seguir reduciendo tanto la deuda pública como privada.

Por otro lado, el presidente del Santander consideró “incorrecto e injusto” hablar de rescate a la banca, puesto que las ayudas aportadas por los socios europeos por importe de unos 41.000 millones de euros se han destinado a las cajas que estaban en situación de quiebra. “Los bancos no han recibido ayudas del Estado”, sentenció.

Al respecto, Botín cifró en 4.000 millones la contribución del Santander al saneamiento y reestructuración de las cajas a través del Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) y de la Sareb.

“La aportación de los bancos ha sido y está siendo decisiva para que el sector financiero sea hoy uno de los más sólidos del mundo y para la reactivación de la economía”, explicó Botín. El banquero por ello se mostró confiado en que la banca española superará “con nota” las pruebas de resistencia que ultima el BCE.

Preguntado por la deriva soberanista en Cataluña, Botín aseguró que es “fundamental” que haya confianza desde el punto de vista del empresario y del inversor. “Espero una solución legal”, afirmó, para terminar afirmado que España y Cataluña unidas tiene “más fuerza”.