Huelga de los trabajadores de Coca Cola Alicante

Los trabajadores de la embotelladora de Coca-Cola en Alicante han iniciado desde esta medianoche una huelga indefinida en señal de protesta por el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que plantea el cierre de la planta y el despido de sus más de 150 trabajadores.

El presidente del comité de empresa de Valencia, Jesús Mateo, ha afirmado que el objetivo es paralizar el ERE y que “no salga ni una botella de Coca Cola” de la planta para poder llevar a cabo “una negociación abierta al diálogo” en este ERE “injusto en una empresa que registró cerca de 900 millones de euros de beneficios el pasado año”.

Mateo ha afirmado que buscan presionar para lograr “como mínimo” una mesa de negociación “real” en la se puedan lograr acuerdos “no traumáticos” para la plantilla, como prejubilaciones o bajas incentivadas voluntarias, además de sensibilizar la sociedad y los directivos de la multinacional sobre el problema.

Aunque no está prevista una huelga general en la planta de Valencia, donde se prevén 74 despidos, también se están realizando parones puntuales con el objetivo “de concienciar a los consumidores valencianos” y a la empresa, ha incidido.

El presidente del comité ha señalado que el sábado 8 los trabajadores de la planta de Alicante y Valencia tienen previsto una concentración a las 11.00 horas en la plaza de la Virgen (Valencia) y el siguiente, el 15 de febrero, asistirán a la manifestación convocada en Madrid a nivel nacional. En toda España, el ERE afectará a 1.250 trabajadores y supondrá el cierre de cuatro plantas, entre ellas la alicantina.

“El ERE es ilegal porque la nueva empresa embotelladora (Coca Cola Iberian Partners, que engloba a todas las filiales de la multinacional en España, como la alicantina Colebega) solo tiene cinco trabajadores y no puede llevar a cabo un ERE”, ha señalado Mateo, quien ha añadido que están pendientes de conocer la resolución de la Inspección de Trabajo tras interponer una petición de nulidad del ERE el 28 de enero por no tratarse de “un grupo” a efectos laborales.

Mateo ha aseverado que las 500 recolocaciones que la empresa afirma que realizará es una “mentira” ya que, según él, están previstas para que “ningún trabajador pueda asumir el traslado o las nuevas condiciones de trabajo”.

APOYO CIUDADANO

Según Mateo, están recibiendo “bastante apoyo” por parte de los bares, algunos de los cuales han colgado carteles con el lema ‘si aquí no se fabrica, aquí no se consume’, así como de los ciudadanos. Además, en este sentido ha afirmado que disponen de datos que muestran una caída del 40 por ciento del consumo de refrescos de la marca en Asturias, otra de las comunidades autónomas afectadas por el ERE en su planta, mientras que la próxima semana conocerán las cifras de consumo la próxima semana.