Iberdrola inaugura la exposición de la restauración de los tapices del Colegio del Patriarca

La Real Fábrica de Tapices ha sido la encargada de realizar una profunda intervención para frenar el proceso de deterioro y recuperar el esplendor de las obrasA. Klecker, X. Puig, M. Marín y M. Ruiz (de izq. a der.) frente a uno de los tapices restaurados

Iberdrola ha dotado a la capilla en la que están ubicados los paños flamencos de iluminación ‘led’ que permite mostrar los tapices con la máxima fidelidad sin afectar a su conservación

Iberdrola ha inaugurado la exposición de la restauración de los tapices del Colegio del Patriarca, una serie de paños de grandes dimensiones de principios de siglo XVI que fueron donados por Juan de Ribera al Real Colegio de Corpus Christi de Valencia y que estará abierta al público, de forma gratuita, hasta el próximo 13 de enero.

La Real Fábrica de Tapices ha sido la encargada de realizar una profunda intervención para frenar el proceso de deterioro y recuperar el esplendor de las obras

Al acto de inauguración han asistido el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig; el presidente de la Fundación Iberdrola España, Manuel Marín; el rector del Real Colegio Seminario de Corpus Christi, Mariano Ruiz; y el administrador general de la Real Fábrica de Tapices, Alejandro Klecker, entre otros.

Manuel Marín ha destacado la implicación de Iberdrola en el proyecto de restauración de los tapices, que se encontraban “deteriorados por el humo de las velas, el paso del tiempo y por el impacto directo de la luz solar, lo que hacía que apenas se reconociesen los motivos que se expresan en ellos”. Marín ha resaltado el buen trabajo realizado por la Real Fábrica de Tapices y la estrecha colaboración con el Colegio del Patriarca, donde la compañía también se encargó hace cinco años de la recuperación de los frescos de la capilla que acoge la exposición.

Los tapices del Patriarca pertenecen a una época de oro de la historia de la tapicería. Están fechados entre 1500 y 1530, período de esplendor de las manufacturas flamencas. La colección está formada por tres paños de la serie Moralidades, otros dos de la serie Parábola de la viña y otro titulado Escenas de la vida de Salomón.

Las principales patologías que presentaban los tapices antes de su restauración eran una gran acumulación de suciedad en el tejido (polvo ambiental y hollín de la combustión de los cirios), acartonamiento de las fibras, abundantes deterioros de tramas, tanto de seda como de lana, roturas de tejido y abundantes restauraciones anteriores que camuflaban los deterioros.

Iberdrola, que ha financiado todo el proceso de restauración, encargó a la Real Fábrica de Tapices la dirección técnica y ejecución de los trabajos de recuperación, que han consistido en el delicado desmontaje y traslado de los tapices a sus talleres ubidados en Madrid, la documentación de cada uno de ellos, la eliminación de restauraciones anteriores y lavado por inmersión.

Tras estos pasos, los paños se han sometido a un tratamiento de conservación y restauración, se ha realizado un forrado del tapiz y se  ha acoplado un sistema de suspensión mediante velcro para repartir el peso por todo el soporte y evitar de esta forma puntos críticos de tensión.

Hasta el momento se han restaurado cuatro de los seis tapices del Colegio del Patriarca, que son los que forman parte de la exposición. Está previsto que a finales de año concluyan los trabajos de restauración del quinto paño y que durante 2017 se finalicen los trabajos del sexto.

Mejora de la iluminación de la Capilla del Monumento

Uno de los elementos que ha contribuido al desgaste de los tapices ha sido la incidencia de la iluminación, tanto natural como artificial. Con el regreso de los paños a su lugar de origen, la Capilla del Monumento, Iberdrola ha llevado a cabo la sustitución de las lámparas fluorescentes de la Capilla por 24 lineales de led para la iluminación de la bóveda y la sala y 12 proyectores para los tapices. La potencia total instalada es de 1.000 vatios y permite separar el encendido de los tapices de la iluminación general de la sala.

El uso de este tipo de luminarias, además de atender a la eficiencia energética y la futura sostenibilidad de la instalación, permite conciliar los imperativos de conservación con la calidez y homogeneidad de iluminación que exigen estos enormes tapices colgados, cuya conservación preventiva aconseja limitar la cantidad de luces y eliminar la radiación ultravioleta de los sistemas de iluminación convencionales.

Esta actuación de Iberdrola forma parte del compromiso de la compañía con las sociedades y territorios en los que está presente, que se materializa a través de múltiples iniciativas relacionadas con el apoyo a los colectivos vulnerables, con el respeto al medio ambiente y con la preservación de la cultura y el patrimonio.