La Junta de Bankia aprueba las cuentas con beneficios

La junta general de accionistas de Bankia, celebrada este viernes en Valencia, ha aprobado las cuentas de la entidad de 2013, así como el informe de gestión del grupo, la gestión social realizada por el Consejo de Administración el pasado ejercicio y la aplicación de resultados, 171,7 millones de euros a reservas.

Según ha comunicado el banco a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), todas las propuestas de acuerdo formuladas por el Consejo de Administración han sido aprobadas. Entre ellas figura la modificación de diversos artículos de los estatutos sociales de la entidad con la finalidad de introducir determinadas mejoras de carácter técnico “que se estiman beneficiosas para la organización y administración de la sociedad”.

Entre ellos se encuentran artículos relativos a la convocatoria de la junta general de accionistas, su funcionamiento o el derecho de asistencia a la misma, que establece que tendrán este derecho los titulares de 500 o más acciones inscritas a su nombre, de modo que los titulares de un número menor podrán delegar su representación en una persona con derecho de asistencia o agruparse con otros accionistas que se encuentren en la misma situación. La agrupación deberá llevarse a cabo con carácter especial para cada junta general de accionistas y constar por escrito.

Asimismo, se modifican artículos respecto a las normas de funcionamiento y facultades del Consejo de Administración, relacionadas con sus facultades indelegables, su composición, la duración del cargo de los consejeros –de cuatro años, pudiendo ser reelegidos una o más veces por períodos de igual duración– o su retribución.

Por otra parte, figuraba también en el orden del día la delegación en el Consejo de Administración de la facultad de ampliar el capital social hasta un máximo del 50 por ciento del capital social suscrito, así como de la emisión de valores convertibles y/o canjeables en acciones de la sociedad, warrants u otros valores análogos que puedan dar derecho, directa o indirectamente a la suscripción o adquisición de acciones de la sociedad, por un importe de hasta 5.000 millones de euros.

También se autoriza la delegación en el Consejo de la facultad de emitir obligaciones, bonos y demás valores de renta fija simples, warrants e instrumentos no convertibles hasta un máximo de 30.000 millones y pagarés hasta un límite máximo de 15.000 millones.