Los trabajadores de Blanco están negros con su empresa

Los trabajadores de Blanco plantean huelgas y paros en horas puntuales en las tiendas repartidas en toda España, tras conocer la Expediente de Regulación de Empleo presentado este jueves por la compañía, que afecta a 332 empleos y conlleva el cierre de 12 tiendas.

La compañía, que cuenta con una plantilla total de 1.250 trabajadores y con 121 establecimientos repartidos en España, contempla el fin de la actividad y cierre de una docena de tiendas ubicadas en Alicante, Barcelona, Bilbao, Elche, Ibiza, Madrid, Valencia, San Sebastián, Santander y Santiago de Compostela, con el objetivo de “maximizar eficiencias”.

Además, los sindicatos denuncian que con estos recortes las tiendas que se mantienen abiertas estarán “bajo mínimos”, con dos o tres empleados.

Durante la primera reunión con los representantes de los trabajadores, que ha tenido lugar este jueves, la dirección de Blanco ha presentado los detalles de las razones de la reestructuración de la compañía y su nueva organización corporativa, fruto del proceso de transformación que se plantea para posicionarse como una empresa “competitiva, eficaz y rentable”.

Blanco ha asegurado que inicia este proceso de negociación desde el “más absoluto respeto” a sus trabajadores y con la “mayor transparencia”, buscando el diálogo “permanente” con los representantes de los trabajadores con el fin de alcanzar una solución “consensuada”.

Precisamente la cadena de moda y los representantes de los trabajadores han iniciado este jueves en Madrid las negociaciones para abordar el ERE, coincidiendo con la reunión de los representantes de Alhokair con los franquiciados internacionales de la firma, según han informado a Europa Press en fuentes sindicales.

A principios del año pasado, el grupo saudí Alhokair adquirió por más de 40 millones de euros la mayor parte de los activos de la cadena textil española Blanco y se comprometió a mantener y asumir los 1.200 puestos de trabajo.